Tour de Francia 2020

Tour de Francia 2020

El Tour de Francia 2020 se ha visto obligado a adelantar su fecha de inicio debido a los Juegos Olímpicos de Tokio y comenzará el 27 de junio en Niza. Tres semanas después, el 19 de julio acabará con la etapa de los Campos Elíseos en París. La prueba cumplirá su 107º edición y pasará por 12 ciudades y lugares por los que todavía no había pasado. Los directores de la carrera han querido darle un cambio con varias novedades, entre ellas la única contrarreloj se disputará el penúltimo día y será una cronoescalada.

La carrera en 2020 tendrá 3.487 kilómetros repartidos en nueve etapas llanas para una presumible llegada al sprint ( etapa 1, 3, 5, 7, 10, 11, 14, 19 y 21), una prueba contrarreloj (etapa 20), ocho etapas de montaña con cuatro llegadas en alto (etapas 2, 8, 9, 13, 15, 16, 17 y 18) y tres etapas accidentadas (etapa 4, 6 y 12). De las 21 jornadas en tan solo una se superará la barrera de los 200 kilómetros, en la etapa 12 habrá 218. En el lado opuesto, el día más corto, quitando el último, se vivirá en la octava etapa con 140 kilómetros.

En esta edición el Tour de Francia atravesará los cinco macizos montañosos del país. Por orden de aparición: Alpes, Macizo Central, Pirineos, Jura y Vosgos. Habrá cinco ascensiones inéditas: el Col de la Lusette y el Suc au May en el Macizo Central, el Col de la Hourcère en los Pirineos, el Col de la Loze en los Alpes y, por último, el Col de la Madeleine por una ruta nueva.

La organización de la carrera, como ya hiciera en 2019, han decidido repetir el plan de dar bonificaciones a los tres primeros que coronen algunas de las montañas de la prueba. Tednrán 8, 5 y 2 segundos los tres primeros en los siguientes puertos:

  • 2ª etapa | Col des Quatre Chemins
  • 6ª etapa | Col de la Lusette
  • 8ª etapa | Col de Peyresourde
  • 9ª etapa | Col de Marie Blanque
  • 12ª etapa | Suc au May
  • 13ª etapa | Col de Neronne
  • 16ª etapa | Subida de Saint-Nizier-du-Moucherotte
  • 18ª etapa | Subida de la meseta de Glières

El Tour de Francia desarrollará las primeras etapas en Niza, pero serán diferentes. La primera de ellas será una jornada llana para una llegada masiva, sin embargo, en la segunda ya veremos la primera toma de contacto con la montaña. En esta etapa los ciclistas tendrán que cubrir 190 kilómetros con pasos por Colmiane (16,3 km al 6,2%), Turini (14,9 km al 7,3%) y  Col d’Eze (7,8 km al 7%). El tercer día el pelotón abandonará Niza y se dirigirá hacía Sisteron. Precisamente ese será el lugar donde se inicie la cuarta etapa en la que viviremos el primer gran final en alto. Tras 157 kilómetros se llegará a Orcières-Merlette, con la cima a 1800 metros. El pelotón se dirigirá hacia el Macizo Central, donde se disputará la sexta etapa, una jornada inédita con final en el Mont Aigoual (8,3 km al 4%, con la subida previa al col de la Lusette, 11,7 km al 7,3%).

El viernes 3 de julio será una etapa de transición entre el Macizo Central y la llegada a los Pirineos del siguiente día. La etapa 8, donde se producirán las subidas a Menté, Port de Balès (11,7 km al 7,7%) y al Peyresorude (9,7 km al 7,8%), mientras que la jornada 9 se producirán las subidas del Col de la Hourcère (11,1 km al 8,8%) y la gran ascensión a Marie-Blanque (7,7 km al 8,6%) como puertos de mayor envergadura. Tras estas dos etapas en los Pirineos el lunes 6 de julio llegará el primer día de descanso.

Tras una primera semana con una aparente división entre llegadas para sprinters y llegadas para escaladores en la segunda semana veremos más etapas para velocistas. El pelotón abandonará los Pirineos y volverá a atravesar el Macizo Central, donde en la etapa 13 los corredores deberán superar las empinadas rampas de Puy Mary. Dos días después los ciclistas se adentrarán en el Jura para ascender el Grand Colombier (17,4 km al 7,1%), que por vez primera acogerá una llegada del Tour. Tras esta jornada llegará el segundo día de descanso antes de afrontar la durísima última semana en la que habrá tres etapas de montaña y una cronoescalada.

El martes 14 de julio empezará la tercera semana en Los Alpes, sin embargo será la segunda jornada, entre Grenoble y Méribel, la más dura y etapa reina de la carrera con las duras ascensiones a los ya conocidos Col de la Madeleine (17,1 km al 8,4%) y el Col de la Loze (21,5 km al 7,8%), cuyo ascenso se hará por una carretera recién asfaltada. La etapa 18ª  entre Méribel y La Roche-sur-Foron no será de menor exigencia, ya que la etapa acumula más de 4.000 metros de desnivel y cinco puertos de primer nivel como son el Cornet de Roselend, Saisies, Aravis, Plateau des Gilières y Fleuries. Tras una etapa llana, si todavía queda algo por decidir en la penúltima etapa tendremos la única contrarreloj individual del Tour de Francia, que tendrá 36 kilómetros con salida en Lure y llegada en alto a La Planche des Belles Filles. Tras la cronoescalada el Tour de Francia finalizará en París el 19 de julio.