¡Hazte con tu guía!
Disponible en nuestros canales online
COMPRAR

Tour de Francia 2021

Tour de Francia 2021

Después de un año especial del Tour de Francia en 2020, la carrera francesa espera recuperar la “normalidad” en la 108º edición y que el coronavirus permita celebrar el evento en sus fechas habituales. La Grand Boucle se celebrará entre el 26 de junio y el 18 de julio de 2021, si la situación lo permite, con salida en Brest y con la llegada tradicional a los Campos Elíseos de París.

La carrera en 2021 tendrá 3.383 kilómetros repartidos en ocho etapas llanas para una presumible llegada al sprint ( etapa 3, 4, 6, 10, 12, 13, 19 y 21), dos pruebas contrarreloj (etapa 5 y 20), seis etapas de montaña con tres llegadas en alto (etapas 8, 9, 11, 15, 17 y 18) y cinco etapas de media montaña (etapa 1, 2, 7, 14 y 16). De las 21 jornadas en tres se superará la barrera de los 200 kilómetros, en las etapas 7 (248), 13 (220) y 19 (203). En el lado opuesto, el día más corto, quitando el último, se vivirá en la decimoctava etapa con 130 kilómetros, que se culminarán en Luz Ardiden tras pasar primero el Tourmalet.

Los aspirantes a la victoria final deberán estar concentrados en la carrera desde el principio, puesto que el final del segundo día, en el que habrá doble ración de montaña con el Mûr-de-Bretagne (2 km con un desnivel medio del 6,9%). También deberán demostrar su fuerza diez después en las cuestas del Mont Ventoux, que por primera vez se acometerá dos veces por vertientes distintas antes del descenso a Malaucène. Entre esas dos etapas cruciales, ya habrá novedades en las cuatro etapas por territorio bretón de Brest a Fougères, plagadas de posibles escollos entre los vientos costeros y los altibajos del macizo de Armórica. Y otra novedad será el Signal d’Uchon, todo un descubrimiento en el macizo de Morvan que hará de juez en la ruta hacia Le Creusot.

Los escaladores tendrán ocasión de presentar su candidatura en dos etapas alpinas muy duras, con sendas metas en Le Grand-Bornand, donde se ascenderán el Col de Romme (8,8 km con un desnivel medio del 8,9%) y el Colombière (7,5 km con un desnivel del 8,5%), y los picos de Tignes (21 km con un desnivel medio del 5,6%), justo antes del primer día de descanso. Antes de estas dos etapas se desarrollará el quinto día una contrarreloj de 27 kilómetros entre Changé y Laval. Desde 2008 no se hacía una contrarreloj tan larga en la primera semana. Después del día de descanso el 5 de julio llegarán unas etapas para los velocistas con la jornada de Malaucène intercalada. Seguidamente, los Pirineos cumplirán la función de juez final durante cinco etapas intensas de batalla en los puertos, combinando la novedad del espectacular Col de Saint-Louis, camino de Quillan, con el clásico contrastado de la sucesión de Peyresourde – Val Louron-Azet – Col du Portet y Tourmalet – Luz Ardiden. Estas cumbres darán alas a los reyes de la montaña, que no tendrán más remedio que darlo todo para contener los embates de los rodadores más resistentes que volarán por los 31 kilómetros entre los viñedos de Saint-Émilion en la contrarreloj del 17 de julio, un día antes de llegar a los Campos Elíseos.

El dueño del maillot amarillo se decidirá sin duda en el sudoeste de Francia, pero los velocistas tendrán ocasiones de sobra para pelear por la camisola verde: hasta siete etapas parecen propicias para el sprint, siempre que sus compañeros de equipo sepan controlar a los atacantes. Por su parte, los aventureros también encontrarán terreno fértil para dejar atrás al pelotón.