Vuelta a Castilla y León 2019

Vuelta a Castilla y León 2019

La Vuelta a Castilla y León 2019 disputará su 34 edición del 25 al 27 de abril de 2019. Una prueba de tres etapas con una categoría UCI 2.1 que nació como Trofeo Castilla y León, y que ha ido creciendo de forma continua desde 1985. La prueba atraviesa la geografía castellano-leonesa, combinando los llanos de la meseta con alguna etapa, siempre decisiva, de montaña. Este año la provincia de Ávila volverá a tener un peso determinante en el devenir de la carrera.

517 kilómetros por el norte de Castilla, la carrera hará un guiño a la ruta del Camino de Santiago en el recorrido de la 34ª edición de la Vuelta a Castilla y León. Las tres etapas de que consta esta carrera integrada en el calendario internacional recorre la extensa comunidad autónoma de la Meseta norte. Una carrera que llevará a los ciclistas por las provincias de Burgos, Palencia y León.

La primera etapa se disputa entre Belorado y Castrojeriz sobre 181 kilómetros y donde el pelotón ascenderá tres puertos de montaña: de primera, segunda y tercera categoría.  Juan Carlos Domínguez, ex corredor del Banesto y del Vitalicio Seguros, afirmaba que se trata de una etapa «mucho más dura de lo que puede parecer por su perfil, ya que tras el paso por Poza de la Sal, la subida al Puerto de Altotero puede convertirse en una trampa. Seguramente el grupo numeroso de elegidos logre despegarse del gran grupo y llegue a la meta, donde es muy posible el esprint y ahí es donde el burgalés Carlos Barbero tiene muchas posibilidades».

La segunda etapa se disputa entre las localidades de Frómista y Villada sobre un total de 170 kilómetros y dos puertos de tercera categoría. Alfonso Gutiérrez exciclista del BH y Artiach, destacaba que «al ser una etapa casi totalmente llana habrá más control por parte de los equipos punteros, pero a la vez también es más proclive a los intentos de escapada, por lo que la tensión será la tónica de la jornada, pero además es más que probable que el viento se convierta en el gran protagonista. Al ser una etapa llana lo más normal es que se llegue al sprint y ahí Carlos Barbero es quien tienen mejores opciones».

La tercera y última etapa tendrá la salida en León y concluirá en Villafranca del Cierzo sobre una distancia de de 151 kilómetros, con un puerto de segunda y otro de tercera. José Luis López Cerrón, presidente de la RFEC, quien inspección la etapa confirmó que «la bajada del puerto de Foncebadón, muy técnica y peligrosa, es donde se pueden marcar diferencias que luego podrían ser muy difíciles de recuperar hasta casi la meta». Veteranos como Mancebo o Rubén Plaza podrían sorprender a los sprinter y llegar en solitario a la meta.

Castilla y León es una buena oportunidad de sumar triunfos para los equipos ProContinentales e incluso Continentales. Siempre y cuando el equipo Movistar Team, habitual World Tour de la carrera, no presente un equipo de primer nivel, donde seguro tendrá presencia el burgalés Carlos Barbero. También es un buen escenario para ver interesantes luchas entre jóvenes promesas como el colombiano Sergio Higuita (Fundación Euskadi) o veteranos sobre el terreno como Sergio Pardilla (Caja Rural-Seguros RGA) o Rubén Plaza (Israel Cycling Academy), último ganador de la prueba.