El enfado de Marc Soler, acrecienta la mala sintonía en el seno del Movistar Team

Cycling: Vuelta Espana 2019 / Tour of Spain 2019/ La Vuelta/ Etapa 9/ Stage 9/ .LLEGADA/ ARRIVAL/ SPRINT/ SOLER Marc (ES).Andorra la Vella - Cortals d'Encamp (94,4 km) 01-09-2019/.Vuelta Espana 2019 / La Vuelta/ Tour of Spain 2019/.Luis Angel Gomez .©PHOTOGOMEZSPORT2019Foto: PhotoGómezSport
  • Segunda mala imagen del Movistar Team en una gran vuelta.
  • Landa y Quintana ya protagonizaron una escena criticada por la opinión pública en el pasado Tour de Francia.

Ayer la etapa de Andorra deparó un nuevo capítulo de tensión en el seno del conjunto Movistar Team. Tras la desconexión televisiva por la tormenta incesante de granizo en la ascensión a Cortals d’Encamp, la carrera volvía a los televisores de los aficionados del ciclismo con un extraordinario Marc Soler en cabeza de carrera…

Buen conocedor del terreno, el catalán contaba con más de medio minuto sobre un dueto formado por Tadej Pogaçar y el colombiano Nairo Quintana y el control férreo del conjunto Movistar Team hacía presagiar que el equipo de Eusebio Unzué podría conseguir la tercera victoria de etapa con su tercer hombre en la general. Pero no fue así… Rápidamente se pudo ver a un Marc enfadado y que no paraba de mover el cabeza enrabietado por las órdenes de equipo que le llegaban. Debía parar y esperar a su compañero Nairo Quintana para tirar de él e intentar distanciar lo máximo posible a sus perseguidores. La estrategia de Movistar era clara, el objetivo era la general de la carrera y para ello Soler debía tirar de Nairo hasta que no pudiese más.

Lo hizo, pero no se sabe si dio el máximo o se dejó fuerzas en la recámara. “La orden era que se parara, que tirara y gastara lo que pudiera. Ha parado y ha tirado lo que ha podido o lo que ha querido. De mi parte quedaba tirar hacia delante para sacar la mayor ventaja a los rivales”, afirmaba Nairo cuanto llegaba a línea de meta. Marc Soler muy enfadado cruzaba la meta, se abrigaba y se daba media vuelta sin hacer declaraciones directo al funicular (fue el primero en subirse) y de ahí al autobús, donde se duchaba, saluda a los familiares y cogía un coche directo al hotel…

QUINTANA Y SU ROL EN EL TOUR

Algo similar pasó en el pasado Tour de Francia, cuando un Mikel Landa desbocado y ayudado por Amador y Soler en el descenso de la etapa de Prat d’Albis, no recibía ni un solo relevo de su compañero Nairo Quintana, cuando marchaba escapado y sin opciones de victoria.

Mikel no quiso meter el dedo en la llaga y el domingo tanto él como Movistar Team volvieron a sufrir la desatención del colombiano. No se lo esperaban. Nairo Quintana se metió en la fuga del día junto a sus compañeros Andrey Amador y Marc Soler. El objetivo era que los tres ayudaran a Landa, nuevo capo tras su extraordinario rendimiento en el Tourmalet, en cuanto este decidiera atacar.

Mikel agitó el avispero a 40 kilómetros de meta, valiente. Amador y Soler hicieron su trabajo y acudieron al rescate de inmediato para facilitarle la aventura. En el Prat d’Albis le tocaba a Quintana asumir la responsabilidad y vestirse con el mono de faena, pero no solo no lo hizo, sino que ni siquiera miró a Landa en cuanto este llegó a su altura. «Un par de kilómetros de relevo no me hubiera venido nada mal», lamentó el vitoriano, que de nuevo mantuvo la compostura y prefirió no hacer leña del árbol caído.

Pese a la mala imagen del equipo criticada por aficionados y medios, Nairo Quintana quiso salir al paso y confirmó que no tenía fuerzas: «Ayer ya iba con lo que podía. Quise echar una mano a Mikel, pero venía muy fuerte e inmediatamente siguió para adelante. Sabía que venía cerca, pero me llegó de repente, AG2R llevaba el ritmo, no podía apretar más y seguí según mis capacidades». El día siguiente un video de reconciliación entre los tres líderes del Movistar Team en la previa del Tour, fue duramente criticado por falta de seriedad y conexión entre los líderes del equipo…

UN FUTURO LEJOS DE MOVISTAR

Pese a que el Movistar Team pueda aún lograr dos de las tres grandes Vueltas (1º y 4º en el Giro de Italia; 6º, 8º y 9º en el Tour de Francia y probablemente harán pódium en La Vuelta), el equipo de Eusebio Unzué sigue mostrando falta de unión. Con muchos líderes y promesas del equipo en una misma carrera, se ve claramente que saltan los egos a la más mínima situación límite e impactan directamente en la opinión pública, perjudicando la imagen del equipo. El equipo alineó a cuatro de sus cinco líderes en La Vuelta, pero una mala jugada de Richard Carapaz, con pie y medio fuera de Movistar, redujo a tres los gallos del Movistar en la ronda española.

La conclusión a tanta polémica es que tres de sus cinco líderes abandonarán el barco a final de temporada: Mikel Landa (Bahrain Mérida), Nairo Quintana (Arkéa Samsic) y Richard Caparaz (Team INEOS). El clima volverá a la calma con Valverde y Soler como cabezas visibles del Movistar Team junto al anunciado fichaje de Enric Mas (Deceuninck). Un equipo renovado que cambiará un tercio de su plantilla, con una plantilla más joven, con muchas promesas y menos gallos (Iñigo Elosegui, Dario Cataldo, Davide Villella, Einer Rubio, Gabriel Coullaigh, Juan Diego Alba y Johan Jacobs, confirmados para 2020).

Deja un comentario