Mikel Landa: “No hay ni un día tranquilo en el Tour de Francia”

Mikel Landa afirmó que siguen sin vivir
  • Mikel Landa afirmó que siguen sin vivir "ni un día tranquilo" en la carrera
  • Valverde: "He ido delante para que no me pillase ningún corte"
  • Quintana: "Ha sido una etapa nerviosa en algunos momentos, pero menos complicada que las otras".

Los tres líderes del Movistar Team, Mikel Landa, Alejandro Valverde y Nairo Quintana, hicieron declaraciones al finalizar la séptima etapa del Tour de Francia, con final en Chartres las la victoria del Groenewegen, el holandés del LottoNL Jumbo.

Mikel Landa afirmó que siguen sin vivir “ni un día tranquilo” en la carrera, en esta ocasión con el conato de formar un abanico por parte de su equipo junto a otros a falta de 100 kilómetros. Por todo ello ha insistido en que cada día se produce alguna incidencia que obliga a todos a mantener la tensión y a la vez tratar de no tener “mala suerte” y que les pille por detrás alguno de los incidentes. Sobre los 231 kilómetros de la etapa el de Murguía comentaba que en 21 días de carrera “tiene que haber etapas de todo, largas y cortas”. No obstante, el vitoriano ha desvelado que este tipo de etapas largas son las que terminan pasando factura en la tercera semana de competición ya que sería “más fácil”.

La proximidad de la peligrosa etapa de Roubaix el próximo domingo hace que se incremente la tensión, pero al igual que su compañero Alejandro Valverde intenta tomárselo con cierto estoicismo porque “el que sepa lo que pueda pasar que me llame”.

ALEJANDRO VALVERDE

Por su parte, Alejandro Valverde es el mejor corredor nacional en la clasificación general en octava posición, y para poder mantenerse, se tiene que estar “bien colocado” los últimos kilómetros. “He ido delante porque quería estar bien colocado y que no me pillase ningún posible corte en los últimos kilómetros”, ha explicado a la conclusión de la séptima etapa.

Para el murciano los 231 kilómetros de la tercera etapa más larga de esta 105 edición de la carrera gala “más de 10 kilómetros neutralizados es demasiado, pero es lo que hay”. Valverde ha subrayado que la dificultad no solo ha estado en el largo kilometraje sino que también “hemos sacado una media de 41 kilómetros por hora con un desnivel acumulado de 2.400 metros” a la vez que se ha consolado con que la etapa de mañana será “más corta”, con 50 kilómetros que la de este viernes. Sobre lo que puede pasar el próximo domingo en los temidos adoquines camino de Roubaix se ha mostrado lacónico y se ha preguntado si alguien lo sabe porque él tampoco lo sabe.

NAIRO QUINTANA

Por su parte, el colombiano de Movistar Team vivió este viernes una “etapa menos complicada que las anteriores”, y espera tener otra jornada tranquila este sábado antes de la cita clave del pavo”. “Ha sido una etapa nerviosa en algunos momentos, pero menos complicada que las otras. La hemos librado bien y el equipo ha estado realmente atento y coordinado”, señaló en meta el ciclista boyacense. “Se ha superado otro día sin ninguna consecuencia y esperamos seguir así mañana antes del pavé”

Deja un comentario