El Tirreno Adriático se carga de muros en su 54 edición

Michal Kwiatkowski, Damiano Caruso y Geraint Thomas en el podio del Tirreno Adriático 2018 (Foto: LaPresse).Foto: LaPresse
  • La competición incluye dos pruebas de contrarreloj, en la primera y última etapa.
  • La prueba presenta varios ascensos cortos pero muy exigentes, que alcanzan el 18% de inclinación.

RCS Sport y La Gazzetta dello Sport han sacado a la luz el recorrido del Tirreno Adriático 2019, que se disputará del 13 al 19 de marzo. La prueba presenta un recorrido de más de 1.000 kms divididos en siete etapas y que  recuerda más al carácter original de la carrera, con varios pasos complicados y explosivos.

Lo más característico de esta Tirreno 2019 son los muros; algunos con inclinaciones que incluso superan el 18% de desnivel. Subidas históricas como la de Fossombrone, con el muro de Cappuccini – al que los corredores se deberán enfrentar en dos ocasiones – o el paso de Recanati, a escasa distancia de la meta, complicarán la pelea por las etapas en un pelotón que, como siempre, está lleno de grandes figuras y grandes sorpresas.

La carrera también presenta ascensos más largos, como el de Pomarance en la segunda etapa, y dos etapas de contrarreloj que abrirán y cerrarán la competición. La primera es una crono por equipos de 21,5 kilómetros por la ciudad de Lino di Camaiore. La segunda cierra la Tirreno en la séptima jornada, con una prueba individual de 10.1 kms en San Benedetto del Tronto.

Entre medias etapas rápidas con pasos cortos y exigentes que permitirán a los más ágiles del pelotón adjudicarse alguna victoria. Especialmente ajustados se esperan los finales de Foligno (3ª etapa) y Jesi (6ª etapa).

UNA ATRACCIÓN ÚNICA

Mauro Vegni, director de RCS Sport Cycling, recalcó el atractivo de la prueba: “El Tirreno-Adriatico NamedSport es siempre una de las carreras más fascinantes en la escena internacional; viendo la lista de entrantes y el rol de las 53 ediciones, todos los grandes campeones están allí”.

Otro de los director de RCS, Stefano Allocchio, habló sobre las novedades en el recorrido: “La ruta es ligeramente diferente a la propuesta en los últimos años con las contrarreloj iniciales y finales, dos etapas de esprint y tres etapas para los expertos. No habría un final en la cima sin hacer la carrera menos difícil que en las ediciones anteriores. Los 9,000 metros de elevación vertical y la gran cantidad de muros que enfrentarán los ciclistas, en particular en la parte montañosa de Le Marche, darán lugar a una carrera bien peleada”.

Un recorrido que busca recuperar la esencia original de la Tirreno: “La fórmula que hemos propuesto se remonta a la tradición de esta carrera y da la oportunidad a todos los corredores a expresar mejor su carácter”, recordó Allocchio.

Deja un comentario