¡Hazte con tu guía!
Disponible en nuestros canales online
COMPRAR

José Cabedo: “Este año tenemos un equipo más compensado. Hay que pelear alguna etapa y estar más adelante en la general”

José Cabedo junto a Diego Rubio (Fuente: Twitter).Foto: Twitter
  • "Para este año se ha buscado hacer un equipo más compensado".
  • "Madrazo está llamado a ser el líder del equipo. Esperamos mucho de él".
  • Cabedo remarca la intención de estar en Cataluña, País Vasco y San Sebastián, aunque sabe que será difícil conseguir una victoria.

El Burgos BH no tuvo el debut soñado en la categoría ProContinental, con solo una victoria y gestionando la temporada con una plantilla que se quedó corta. El director deportivo de la formación burgalesa, José Cabedo, no esconde los problemas, sino más bien todo lo contrario: remarca la experiencia como camino de aprendizaje. Y es que el Burgos BH está en crecimiento, intentando consolidarse en la categoría y tratando de hacerse ver entre los gigantes del World Tour. Gran peso de este reto recae – y recaerá a lo largo de la temporada – en los hombros de Cabedo. La Guía del Ciclismo ha hablado con el castellonense antes de iniciar una temporada clave para la institución y todos los que la conforman.

¿Cuáles son los objetivos del Burgos BH para la temporada 2019?

La temporada 2018 no ha sido especialmente brillante para nosotros. La mala suerte no es una excusa, pero tampoco estuvo de nuestro lado. Entre los problemas que tuvimos, lesiones, etc. Nos obligó a hacer la temporada con casi 10 corredores, y esto nos lastró bastante.

Para este año se ha buscado hacer un equipo más compensado, que creo que sobre el papel sí que se ha logrado, y ahora el objetivo es trasladar esto a la carretera.

El año pasado fue una temporada de adaptación para todos. Este año quiero que el equipo crezca, que realmente se vea que es un equipo ProContinental y que estamos preparados para luchar por ciertos logros.

¿Os habéis marcado algunas carreras donde queréis tener una presencia destacada?

Vuelta a Madrid, Vuelta a Asturias, Castilla y León, Aragón… En este tipo de carreras nuestras opciones crecen, porque pasamos de competir contra 10 o 12 equipos World Tour, como en Valencia o Andalucía, a competir contra uno o dos, por lo que el nivel de exigencia baja y pasa a ser más factible pelear por victorias.

También son muy importantes para nosotros País Vasco o Cataluña, aunque aquí es mucho más complicado conseguir una victoria.

Este año habéis hecho muchos cambios en la plantilla. Habéis traído a gente con mucha experiencia, como Nuno Bico, Ricardo Vilela y Ángel Madrazo, ¿Qué esperáis de ellos?

Principalmente que den presencia y consistencia al equipo. Nuno Bico es un corredor que viene del Movistar pero es un corredor joven, por lo que tampoco tiene la experiencia de Madrazo o Vilela.

Madrazo está llamado a ser el líder del equipo. Esperamos mucho de él. Vilela tiene un perfil más escalador. Pero son dos corredores que han pasado la barrera de los 30 años y tienen que dar presencia al equipo.

También hemos hecho fichajes interesantes como el de Manolo Peñalver o José Neves. Vamos a ver hasta dónde son capaces de llegar.

Lo que sí que es verdad es que el equipo lo hemos estructurado más claramente que lo que teníamos el año pasado. Es decir, sabemos quiénes son nuestros corredores, nuestros escaladores, rodadores, esprinters… Tenemos que jugar esa baza dependiendo de la carrera en la que estemos y de quién sea nuestro corredor fuerte para ese día.

También se ha ido gente que llevaba mucho tiempo en el equipo, como Pablo Torres ¿Por qué decidisteis prescindir de él?

Se busca rejuvenecer el equipo. Creemos que (por decirlo de alguna manera), su perfil lo da un corredor como Jaume Sureda, y la diferencia es que Pablo Torres estaba en los 32 años y Sureda en los 23. Buscamos el perfil de gente más veterana del equipo en gente más joven.

¿Quiénes deben ser los líderes del equipo esta temporada?

Ángel Madrazo, por experiencia, veteranía y cualidades. Después veremos hasta dónde llega gente joven como José Neves (que ganó el año pasado el Trofeo d´Agostinho en Portugal) o Ricardo Vilela.

De todas formas, no se puede marcar un líder fijo en un equipo como el nuestro. No tenemos esa estrategia de un líder claro para todo el año, sino de trabajar lo mejor posible y ver con qué corredor somos capaces de llegar más lejos en cada carrera.

¿Cuáles son las jóvenes promesas del Burgos que deben destacar esta campaña?

Neves es del 95, Sureda y Gibson del 96. Sureda es un corredor todoterreno: rápido pero no un esprinter puro, aunque tenemos que ver su adaptación a profesionales. Gibson viene de ganar una etapa en el Porvenir del año pasado; un corredor rápido pero de un perfil muy característico, y tenemos que buscar qué tipo de carreras se adaptan mejor a él.

Después está Peñalver, que es del 98: muy joven y muy rápido, pero ya ha conseguido algún Top15 el año pasado en profesionales. Sabe lo que es correr.

Son gente joven que aún tiene que seguir haciéndose. Tener a jóvenes con talento posibilita que el salto de calidad lo den dentro de tu equipo, y que pase de ser un corredor que no te da victorias a que sí lo haga.

El año pasado fue vuestro debut en categoría ProContinental, ¿qué nota le pones al año?

Nos daríamos un aprobado. Es difícil poner una nota cuando hemos ido a contrapié. Quizá yo sería el menos indicado para poner una nota.

No obstante, si analizamos el año, vemos que en la segunda parte de la temporada se empiezan a hacer mejor las cosas y llegan los resultados.

Este año vamos a intentar que el arranque no sea tan complicado con el del año pasado.

¿Qué impresión os dejó la Vuelta a España?

Tenemos un balance positivo de la Vuelta. Hicimos lo que realmente se esperaba de nosotros y lo que nuestros patrocinadores nos pedían: que fuéramos un equipo competitivo.

El primer año de la Vuelta a España siempre es complicado. Fuimos un equipo muy competitivo pero nos faltó pelear por alguna etapa. Ese es el paso que tenemos que dar este año: poder pelear alguna etapa y estar más adelante en la clasificación general.

Burgos Cabedo
La Vuelta a España 2018 invitó al Burgos BH (Fuente: Twitter).

¿Esperáis estar este año de nuevo en la carrera?

No damos por hecho que vayamos a estar.

¿Confías en ir a otra gran competición del calendario World Tour?

No, ni lo hemos intentado. Sabemos cuáles son nuestras opciones. Tenemos un calendario marcado. Nos importa y queremos estar en Cataluña, País Vasco y San Sebastián – Turquía en un principio también lo tenemos aunque siempre es de última hora. Quitando eso, no pretendemos ir a ninguna otra WT. Nuestros objetivos no pasan por ahí; la Vuelta sí, pero eso depende de las invitaciones.

¿Os ha sorprendido el nivel de los World Tour?

Sabíamos lo que había, aunque no deja de sorprender. Al final esto son números, si te fijas en los que tienen unos y otros corredores se ve claro. Si un corredor está en un WT es porque tiene esa capacidad y porque va más rápido que nosotros.

Sabemos que al correr una WT como Itzulia, Cataluña o La Vuelta, ellos van a ir dos puntos por encima que en una Vuelta a Aragón.

Solo conseguisteis una victoria, ¿esperabais lograr algún otro triunfo?

No, no somos un equipo que nos marcamos un número de victorias al empezar. Si tú miras el calendario europeo, o mundial, el mayor número de victorias lo da la gente rápida, y nosotros nos plantamos en el arranque de 2018 con solo un corredor rápido. Ya sabíamos que así iba a ser difícil conseguir victoria, y además de que solo teníamos uno, era un corredor joven que aún se está haciendo. Muchas veces es más fácil conseguir victorias con gente más veterana que con gente joven. Además, en el 90% de carreras en las que participamos, las victorias se consiguen al esprint. Entonces, sabíamos que iba a ser un año difícil para lograr victorias. Y en alta montaña, competir contra WT o gente de mucho nivel, es muy complicado.

Por supuesto que nos habría gustado conseguir cinco en vez de una, pero no basamos nuestro año por el número de victorias.

¿Qué os ha faltado? ¿En qué tiene capacidad el equipo este año para mejorar?

Hemos mejorado la plantilla. Este año está más compensada, por lo que eso ya es un punto positivo. Muchas veces no fallan las estrategias, sino las fuerzas de cada uno. Lo que tenemos que mejorar es eso: ir con mejores corredores a las carreras y ser capaces de competir mejor.

En ciclismo, cuando te pones en carretera, no se gana una carrera por una estrategia bien marcada, se gana por las fuerzas de cada uno. Y muchas veces, si lo hemos hecho mal no ha sido porque se plantearan mal las cosas, sino porque no había fuerzas. Estamos compitiendo de tú a tú con otros corredores, y en ciertos momentos de la temporada eran más fuertes que nosotros.

Por ese aspecto claro que podemos mejorar, pero ahí está la capacidad de entrenamiento de cada corredor y la capacidad del equipo de gestionar bien esas fuerzas y administrar bien un calendario.

¿Qué nos ha faltado? Continuidad. Hemos hecho una temporada con 10/11 corredores y eso es muy difícil de gestionar. Sí que espero tener esa continuidad en 2019.

Además, el año estuvo marcado en parte por los casos de dopaje ¿Cómo os ha afectado todo este tema?

Pues nos ha afectado mucho. Para muchos corredores eran compañeros suyos desde hace muchos años. Yo llegué nuevo al equipo y no me dio ni tiempo a hacer amistad con ellos y llegar a conocerlos. El otro día un compañero decía que nos hemos sentido traicionados.

Hay charlas explicando que el equipo no exige resultados, sino una imagen y un compromiso. Es muy peligroso que la gente haga eso porque se carga al equipo. Si cada corredor que hubiera hecho eso hubiera conseguido dos victorias, el equipo no hubiera mejorado nada porque nuestros patrocinadores no se centran en eso.

Tanto los compañeros como nosotros estamos pagando un precio por la mala conciencia de estos corredores.

¿Habéis modificado vuestro sistema de control de los ciclistas a raíz de esto?

Uno tomó una sustancia que a nuestros controles les es indetectable – solo lo detectan en Suiza. Por mucho que hubiéramos estado haciendo controles todos los días no habríamos podido detectarlo. El otro caso viene de enero de 2017, donde prácticamente casi nadie del equipo que estamos ahora estaba por aquel entonces, por lo que no pudimos detectar nada. Además es una anomalía en el pasaporte de 2017 que no se ha vuelto a repetir en el 2018.

No pudimos hacer nada más. A los corredores se les explica y se les dice la importancia de seguir un camino, pero después cada uno en su casa hace lo que quiere, puede, o le asesoran.

Este año, además de firmar un código interno más severo y los controles de la UCI, se van a implementar controles internos. No por pillar a alguien, sino más bien como sistema de precaución.

¿Has vuelto a hablar con Igor Merino o Ibai Salas?

No. Para nada.

Deja un comentario