¡Hazte con tu guía!
Disponible en nuestros canales online
COMPRAR

Rubén Plaza: “Una etapa en el Giro sería la hostia para mí y para el equipo”

El alicantino Rubén Plaza, que ultima junto a sus compañeros los preparativos para participar en el Giro de Italia que comenzará el próximo viernes 4 de mayo en Jerusalén, reconoce que lograr una victoria de etapa sería Foto: EFE
  • "Hemos hecho muchas carreras del World Tour como Tirreno-Adriático o Milán-San Remo".
  • Plaza ha ganado 2 etapas de la Vuelta a España y una del Tour de Francia.

El alicantino Rubén Plaza (Israel Cycling Academy), que ultima junto a sus compañeros los preparativos para participar en el Giro que comenzará el próximo viernes 4 de mayo en Jerusalén, reconoce que lograr una victoria de etapa sería “la hostia” para él y “para el equipo”.

“Es una carrera que he corrido los dos últimos años con el Orica GreenEdge y la conozco. Como el Tour y la Vuelta es una grande y es dura como todas. La dureza de las tres semanas de duración es la que las marca”, subraya en declaraciones a EFE tras finalizar su preparación en altura en Sierra Nevada.

Desde la veteranía de sus 18 temporadas en la élite ciclista, el de Ibi (1980) explica que a la carrera rosa van tanto él como sus compañeros “con la responsabilidad” de que se les vea y de “hacer un buen Giro“, aunque también es consciente de que “aunque nadie” les “ha dicho nada, la presión está ahí”. “Pero también trataremos de usarla en nuestro beneficio”, asegura.

Sobre su planteamiento de carrera descarta desde el principio “intentar luchar por la clasificación general, con la idea de dejar pasar la primera semana, que siempre es caótica y peligrosa, e intentar” meterse “en escapadas a partir de la segunda semana y ver hasta dónde” puede llegar.

En lo que no ha notado mucha diferencia en cuanto a ritmo competitivo es en su cambio de estructura deportiva de esta temporada, en la que ha pasado de un equipo World Tour como el Orica GreenEdge a uno profesional continental, aunque apunta a que puede ser producto del calendario al que han tenido acceso.

“No hay ninguna diferencia si puedes tener un calendario muy bueno como el que estamos teniendo. Hemos hecho muchas carreras del World Tour como Tirreno-Adriático o Milán-San Remo, y en otras había varios equipos del máximo nivel”, explica.

No obstante termina reconociendo que la diferencia competitiva que hay en vueltas como Volta a Catalunya o Castilla y León, donde ha conseguido su última victoria, es “grande y se ve”.

Lo que no podrá hacer de ninguna manera Rubén Plaza es defender su victoria de 2005 en la Vuelta Ciclista a Aragón, una carrera que tras 13 años de ausencia en el calendario internacional, se vuelve a celebrar en 2018 y se disputará del 11 al 13 de mayo próximos.

De su triunfo en la última edición de la Vuelta Ciclista a Aragón, la XLII celebrada entre el 13 y 17 de abril de 2005, confiesa: “Me acuerdo poco, aunque sí recuerdo que gané la contrarreloj, que la primera parte era un tramo llano de 3 ó 4 kilómetros y la segunda de unos 7 kilómetros en subida” con final en la ermita de la Virgen de la Sierra en la localidad zaragozana de Herrera de los Navarros.

Tampoco recuerda que el dorsal que le tocó en suerte fue el 26, según refleja la hoja de inscripción de aquella edición, pero apunta que sus padres “tienen unas fotos muy chulas de aquella subida y a lo mejor se ve en la placa de la bicicleta”.

Aunque ya llevaba cinco años en la máxima categoría, Plaza comenta que la prueba que entonces organizaba el Club Ciclista Iberia estaba considerada entre las carreras de una semana “como una de las referencias y buenas en España”, pero también destaca que el conocido como circuito World Tour ya estaba “en sus primeros años y a partir de entonces muchas carreras del calendario español fueron a menos y terminaron desapareciendo”.

Tras haber sido campeón de España en ruta en 2003, la temporada 2005 apuntaba a ser la de su consolidación en el pelotón internacional, ya que a la Vuelta a Aragón llegó tras imponerse en una etapa y la general del Gran Premio Internacional Costa Azul en Portugal, y además en la segunda parte del año logró su primer triunfo parcial de etapa en la Vuelta a España, que además acabó en una brillante sexta posición.

Posteriormente pasó unas temporadas en las que dependiendo en el equipo en el que estaba le tocaba “trabajar para otros líderes”, aunque seguía incrementando su palmarés en que lucen un total de 27 victorias “en las que hay de todo” pero destacan especialmente 2 etapas de la Vuelta a España (2005 y 2015), una del Tour de Francia (2015), así como el título nacional, y varias carreras por etapas.

Aunque no saca pecho por sus 27 triunfos acumulados en estos 18 años, “entre los que hay de todo”, reconoce que a lo largo de la historia “hay ejemplos de grandes corredores que se han dedicado a trabajar para otros y tienen muy pocas victorias o ni siquiera han llegado a ganar”.

La victoria de etapa y la general final de la Vuelta a Castilla y León reconoce que le refuerza la moral ante el reto que afronta el junto a su equipo de justificar la invitación para participar en el Giro de Italia, en la que puede ser su última participación en una de las tres grandes.

“Sabía que estaba bien, porque llegaba de la concentración en Sierra Nevada que he hecho desde el 1 de abril, y tenía ganas de probarme para hacer un entrenamiento de calidad antes del Giro de Italia”, comenta el de Ibi.
Sobre sus dieciocho años de profesional, el 2010, aunque fue uno de sus años en blanco, lo califica como “bueno” porque firmó en el Tour de Francia un excelente décimo puesto y posteriormente en la Vuelta a España fue decimocuarto.

El frenazo a su trayectoria llegó al año siguiente, en 2011, cuando se rompió un tobillo y se frenó su progresión, que se quedó en blanco hasta que en 2013 volvió a ganar, “precisamente en la Vuelta a Castilla y León”.
Ahora asume que ya se encuentra en la recta final de su trayectoria profesional en el ciclismo, en el que le quedan uno o dos años más, por lo que la carrera rosa puede ser la última grande que dispute.

    Deja un comentario