Pello Bilbao ante su gran año: «Me siento completamente diferente en el pelotón»

Pello Bilbao en la meta de salida (Foto: Bettiniphoto). Foto: Bettiniphoto
  • "A partir de este Giro y la Vuelta a España del año anterior he cogido cierta constancia y regularidad para las grandes vueltas".
  • El vizcaíno ha logrado su primera victoria World Tour y asentarse en la línea de candidatos a la victoria.
  • Bilbao reconoce que está con otra confianza, sabiendo dominar diferentes situaciones y moviéndose muchísimo mejor en carrera.

A sus 28 años, Pello Bilbao (Guernica, Vizcaya) ha dado un paso adelante en su carrera deportiva. El ciclista de Astana ha respondido a la confianza de los directores de equipo, que en su segundo año en la disciplina kazaja ya le han otorgado galones de líder. El vizcaíno ha logrado una victoria de etapa en el Tour de los Alpes y la Dauphiné, y un sexto puesto en el Giro de Italia, que le han posicionado como uno de los referentes del conjunto kazajo y uno de los nombres a tener en cuenta para las grandes citas del ciclismo World Tour. Bilbao ha querido repasar junto a La Guía del Ciclismo el que esta siendo su gran año.

Victoria de etapa en el Tour de los Alpes y la Dauphiné, sexto en el Giro de Italia, octavo en la Itzulia… ¿Es este el mejor año de tu carrera? ¿Estás satisfecho con los resultados?

Sí, sin duda este ha sido mi mejor año. El mejor de los ocho años que llevo como profesional. Todo ha sido una progresión. Año a año he ido dando pequeños pasos, pero el de este año ha marcado la diferencia y me ha situado en un nivel donde lo que haces tiene más repercusión, como ese sexto puesto en el Giro de Italia o la etapa en la Dauphiné, que para mí ha sido un paso adelante importantísimo: conseguir mi primera victoria World Tour.

Tras varios años sin conseguir triunfos destacados, este año has logrado ya tres victorias, ¿cuál crees que ha sido la clave para poder conseguir estos buenos resultados?

La clave para conseguir estos buenos resultados creo que ha sido, por una parte, la experiencia que he ido acumulando durante estos ocho años. Al final me siento completamente diferente en el pelotón, con otra confianza, sabiendo dominar diferentes situaciones y sabiéndome mover muchísimo mejor en carrera. Tengo muchísima más vista y puedo jugar estratégicamente mucho mejor, puedo medir mucho mejor las fuerzas…

También el estar en un equipo como Astana; muy potente, en el que tenemos todos los medios y los cursos necesarios para dar el máximo, además de un equipo que está apoyando. Yo he tenido la suerte este año en vueltas como la Itzulia o la Dauphiné de poder jugar el papel de líder. Eso, en un equipo tan fuerte y potente como el Astana, es algo que no me hubiese imaginado ni en mis mejores sueños. Para mí es un orgullo y por eso tenía tantas ganas de hacerlo bien en la Dauphiné después de venir del Giro, que ya era una fatiga, quería hacer un buen papel y devolver la confianza al equipo, que me había asignado el papel de líder. Y bueno, aunque al final fallé en la general, al menos pude regalarles una etapa.

Después de vuestro arrollador dominio en el Tour de los Alpes, donde solo se os escapó la general, habéis estado activos pero no arrolladores en el Giro, donde no habéis logrado ningún triunfo parcial. ¿A que se ha debido? ¿Simplemente crees que ha sido mala suerte?

En el Tour de los Alpes sí que se vio un dominio claro del equipo. El equipo estaba muy fuerte, era el equipo del Giro y estábamos en muy buen estado de forma. Creo que igual algunos equipos todavía les faltaba el último puntito de cara al Giro y nosotros en cambio estábamos en nuestro máximo rendimiento.

También hay que tener en cuenta que el Tour de los Alpes y el Giro no son carreras comparables. Puedes hacer exhibiciones en los Alpes porque realmente teníamos un nivel medio muy alto en el equipo, que se vio en momentos decisivos donde éramos capaces de mantener prácticamente a todo el equipo. En el Giro de Italia el nivel de los equipos subió muchísimo. Todos los equipos eran World Tour y venían con sus mejores corredores. Yo creo que al final no es comparable el Tour de Alpes con el Giro. La exigencia es muy diferente y aparte en el Giro todo el equipo estaba supeditado bajo las órdenes de Miguel (Superman López), que al final era el líder. En el Tour de los Alpes gozábamos todos de más libertad y por lo tanto cada corredor tuvo la oportunidad para lucirse y llegar hasta el final en muchas de las etapas. Eso también era una motivación extra que algunos corredores quisieron aprovechar y por eso se vio que el equipo estaba muy fuerte.

Después, en el Giro el equipo estuvo fortísimo. Eso también me dio opciones de defender mi puesto en la general, ya que teniendo en cuenta que prácticamente en todas las etapas siempre teníamos a gente del equipo hasta el final, tampoco me tuve que sacrificar yo antes de tiempo.

Pello Bilbao con el maillot celeste de Astana (Foto: Bettiniphoto).

TEMPORADA 2018

Tras una gran primera parte de la temporada, ahora toca descansar ¿Qué objetivos te pones para lo que resto de temporada? ¿Cuál va a ser tu calendario para lo que queda?

Vengo de descansar. Ahora estoy empezando otra vez a arrancar, poco a poco, tras una semana sin tocar la bici. En cuanto al calendario; haré San Sebastián, Burgos y Vuelta, y los objetivos están aún por definir.

¿Está previsto que estés en la Vuelta a España como jefe de filas?

No creo que me vea en el papel de jefe de filas en un Astana para la Vuelta a España. En principio Miguel va a estar ahí, Fuglsang también si todo va bien. Entonces veremos un poco cuál va a ser el rol que el equipo me quiere asignar. Yo estoy cómodo en cualquier papel; si tiene que ser de gregario y si tengo mis oportunidades para pelear por etapas, estupendo; si quieren tener un tercer hombre de cara a la general, y así jugar unas estrategias diferentes, pues yo creo que podría hacerlo.

¿Tienes marcado en el calendario alguna carrera donde te gustaría brillar con luz propia?

A partir de este Giro y la Vuelta a España del año anterior he cogido cierta constancia y regularidad para las grandes vueltas. Tengo otra confianza también para afrontar vueltas de tres semanas y bueno, siempre que el equipo me quiera tener para la general estaré dispuesto. De todas formas, no creo que ese sea el objetivo. Poco a poco iremos definiéndolo.

¿A quién ves como favorito para Tour?

En el Tour hay dos grandes bloques: Movistar y Sky, con varios líderes. El Sky llevará a Froome, que habrá que ver cómo responde después del Giro – y también estará Bernal con un equipo potentísimo. Creo que va a ser el equipo referente, siempre con el permiso del Movistar que, con ese tridente, si se organizan bien, pueden complicarles mucho la carrera al Sky.

En Movistar habrá que ver como se compenetran entre ellos; como reparten el trabajo y que rol coge cada uno. Pero bueno, me parece que tanto Valverde, Landa y Nairo son candidatos serios para el podio y seguro que al menos dos de los tres estarán peleando por la general – siempre con esa ventaja de poder jugar dos o tres bazas en el mismo equipo. Ahí lo complicado va a ser encontrar gente para trabajar.

¿Y para la Vuelta?

Para la Vuelta no sé cuál va a ser la participación. Al final imagino que muchos de los líderes van a querer estar en la carrera, sobre todo para preparar el mundial, pero no sé, creo que todavía es pronto para hablar de la Vuelta a España quedando el Tour por disputar.

¿Te parece justo que Froome siga corriendo sin que se dé un veredicto sobre el supuesto caso de dopaje?

No creo que sea bueno para el ciclismo que las cosas hayan salido así. Me parece que esto se tenía que haber resuelto, para bien o para mal, desde el principio. Al final, lo que está dando es demasiado que hablar y esto perjudica al ciclismo, porque las noticias sobre dopaje o supuesto dopaje tienen más peso que cualquier otra noticia sobre victorias o actos positivos.

Esto no tenía que haber tenido tanta repercusión porque al final los ciclistas somos deportistas con muchísimo control, más que cualquier otro deporte, con pasaporte biológico; el mismo Froome habrá pasado unos 50 controles por año. Al final es algo difícil de entender, no sé cuál habrá sido el problema y espero que lo puedan demostrar y que se pueda cerrar lo antes posible para el bien del deporte y el bien del ciclismo.

El ciclista vasco celebrando una victoria este año (Foto: Bettiniphoto).

ASTANA Y EL FUTURO

Esta es tu segunda temporada en el Astana, ¿cómo te sientes dentro del equipo?

Me he encontrado con un equipo buenísimo, el ambiente es estupendo, encima he tenido la oportunidad de aprender diferentes idiomas, conocer culturas y eso es algo que me ha enriquecido porque yo siempre he estado en equipos de casa. Sí que tenía dudas sobre qué me podía encontrar en una estructura tan grande, pero tanto el grupo de trabajo del año pasado como el de este nos llevamos muy bien y estamos muy compenetrados. Trabajamos con gente muy cercana y muy profesional que te hacen sentir de la familia.

¿Cómo fue la adaptación al venir del Caja Rural, donde casi todos sois españoles?

La adaptación fue lenta. Para mí fue un gran cambio. Era consciente de que necesitaba tiempo para sentirme a gusto y sacar mi verdadero rendimiento. Me costó un tiempo adaptarme por todo: el material, compañeros, una estructura grande, idioma… Al final me costó prácticamente medio año. Pero bueno, después las cosas han ido muy rodadas y al final de año no tenía ninguna duda de que quería continuar en el Astana porque es un equipo que me ha acogido estupendamente, en el que todo el staff y los corredores son súper profesionales.

¿Te ayudó que estuviera Luis León Sánchez?

Sí es verdad que corredores españoles como Luis u Omar (que ha venido este año) o el mismo Miguel Ángel con el que compartimos idioma, sí que ayudan, porque al final sí que hay momentos en los que necesitas estar más relajado o contar un problema y la barrera del idioma siempre supone cierta dificultad para expresar algunas cosas más complicadas.

Siempre tener compañeros con los que compartes el idioma pues es importante en ese sentido. También te digo que lo contrario – el tener que ponerte a prueba, aprender nuevos idiomas y adaptarte a lugares diferentes – me ha servido de mucho.

Habéis ido al Giro con Miguel Ángel como jefe de filas y tu como segundo de abordo, ¿te gustaría que el equipo te diese los galones en una grande?

Creo que es algo que tengo que ir cogiendo progresivamente. El año pasado en la Vuelta a España di mi primer paso en una grande. Me vi capaz de afrontar tres semanas con garantía. Este año ya en el Giro he gozado de cierta libertad para poder pelear mis opciones hasta el final y he hecho una gran general, pero siempre evitando ese papel de líder y yendo de tapado.

¿Te sientes capacitado para asumir el reto?

Soy consciente de que afrontar una gran vuelta con el papel de líder de equipo es algo que lleva mucha responsabilidad y mucha presión. En un futuro no descartaría volver a hacerlo, pero bueno, no es algo que me preocupe. Hasta ahora he ido haciendo cosas progresivamente, poco a poco, así que cuando el equipo considere que es el momento oportuno yo estaré preparado para afrontar nuevos retos. Este ha sido mi primer Top 10 en una grande, así que tampoco hay que precipitarse.

‘Superman’ López está tirando la puerta, ¿le ves como una de las grandes estrellas del futuro?

Ya desde el año pasado, con las exhibiciones que hizo en la Vuelta, le veo como firme candidato en un futuro a ganar una grande. Este año también ha demostrado en el Giro que teniendo muchos problemas en la primera semana ha conseguido terminar en el podio. Todavía es muy joven, ha empezado muy pronto en esto del ciclismo. Creo que tiene mucho margen para ganar una gran vuelta.

    Deja un comentario