Simon Yates gana en Osimo y aumenta su ventaja

Simon Yates al cruzar la meta en Osimo (Foto: EFE).Foto: EFE
  • El holandés Tom Dumoulin entró en segundo lugar, a dos segundos de Yates.
  • Chris Froome perdió 40 segundos y está a 3 minutos y 20 segundos en la general.

El británico Simon Yates (Mitchelton) demostró en Osimo que es el ciclista del momento y defendió la maglia rosa con una victoria por delante del holandés Tom Dumoulin (Team Sunweb). Yates paró el crono en 3 horas 25 minutos y 25 segundos en la undécima etapa del Giro de Italia, disputada entre Asís y Osimo, sobre 156 kilómetros de recorrido. Dos segundos por delante del vigente campeón y cinco antes que el italiano Davide Formolo (BORA Hansgrohe).

Por detrás llegaron a 8 segundos un grupo con Domenico Pozzovivo y Thibaut Pinot, igualmente batidos por Yates en el ascenso final, corto, pero explosivo. Fabio Aru cruzó la línea a 21 segundos y Richard Carapaz a 23. Volvió a mostrarse frágil Chris Froome, que se dejó 40 segundos. Otro golpe de Yates que evidencia su gran momento de forma y su candidatura al Giro, si bien debería aumentar la ventaja de 47 segundos sobre Dumoulin para llegar con garantías a la contrarreloj de la próxima semana, donde el holandés ajustará las cuentas.

Con el Zoncolan por medio, Yates tiene alejado en 1.04 minutos a Pinot, en 1.18 a Pozzovivo y en 1.56 a Carapaz, quinto clasificado. El español Pello Bilbao (Astana) es octavo a 2.54. Chris Froome baja al duodécimo lugar a 3.20 minutos.

ETAPA CORTA PERO EXPLOSIVA

Una etapa corta pero explosiva y emocionante hasta el final con dos ascensiones, el Passo del Termine, en el kilómetro 38, después en Valico di Pietra Rossa, en el 97. Una escapada propiciada por Luis León Sánchez (Astana) y Alessandro De Marchi (BMC), a la que se unieron Masnada (Androni), Maestri (Bardiani) y Turrin (Wilier Triestina) marcó la jornada convirtiéndola en una persecución de 5 contra el resto que vendió cara la claudicación. La presencia de Luisle y de Marchi era incómoda, ya que se trata de dos de los mejores rodadores del pelotón, lo que hizo trabajar a destajo a varios equipos interesados en jugar sus bazas al final, como el Lotto Soudal de Wellens o el Lotto Jumbo de Battaglin.

La fuga llevó a tener 4 minutos de ventaja, pero fue a menos a medida que se acercaba la meta y los últimos 35 kilómetros, donde el terreno se volvió más hostil, en un continuo sube y baja. Al paso por Filottrano, la localidad natal del malogrado Michele Scarponi, el quinteto pasaba con 1.58 de adelanto. Ambiente espectacular en el pueblo del «Águila de Filottrano», donde no faltaron innumerables pancartas de recuerdo para un corredor que dejó huella para siempre en la afición italiana.

Un ritmo infernal en cabeza y en el pelotón. Luisle y De Marchi se quedaron con el joven Masnada en cabeza, resistiendo a fuego el impulso de un pelotón que debía poner en escena a los favoritos en los últimos 5.000 metros, que incluían repechos terrible, sobre todo en el penúltimo kilómetro y en el empedrado que atravesaba la muralla de la ciudad. Tim Wellens (Lotto Soudal) trató de sorprender al grupo principal con un ataque marca de la casa junto con Zendek Stybar (Quick Step), pero enseguida fueron neutralizado. El impulso aceleró la caza del trío en fuga a 3 de meta, cuando la carrera se alborotó con continuos ataques.

Con las primeras debilidades de Froome y la carretera cuesta arroba, Yates decidió lanzar su ataque ganador. Nadie le pudo seguir, tan solo Dumoulin, sin cebarse, a unos metros. El británico subió el repecho como un rayo y entró en el adoquinado con unos segundos sobre su directo rival que supo mantener hasta meta, donde hizo el doblete de etapa vestido de rosa. Cuarta victoria para el líder del Mitchelton Scott tras las logradas en la París Niza y Volta a Catalunya.

Con esta victoria, Yates refuerza la maglia rosa y ya aventaja en 47 segundos a Dumoulin, su más directo rival. La duodécima etapa se disputa este jueves entre Osimo e Imola, con un recorrido marcadamente llano de 213 kilómetros.

DECLARACIONES DE YATES

El británico del Mitchelton señaló tras ganar su segunda etapa que necesita «ganar más tiempo sobre Tom Dumoulin», a quien ve mejorar día a día, lo que no «es una buena noticia» para la maglia rosa. «He ganado tiempo a Froome pero preferiría haberlo hecho con Tom Dumoulin, quien me ha perseguido hasta el final.

Le he visto mejor que el otro día en los finales en alto. Creo que está mejorando a medida que avanza la carrera, y esa no es buena noticia para mí», dijo la maglia rosa en línea de meta. Yates explicó los pormenores de una victoria, la segunda en el Giro, en la que no hubo plan previo para buscar la etapa.  «Antes de la etapa decidimos que no íbamos a pelear por la etapa porque tenía un final para corredores más rápidos y que han ganado antes que yo, como Tim Wellens. También lo intentó el LottoNL-Jumbo. Ellos estaban confiados para jugar sus bazas en ese final, pero aunque no teníamos el plan previsto vi la oportunidad y lo intenté con éxito. Muy feliz por esta segunda victoria», concluyó.

    Deja un comentario