Sagan, rey sin corona de la Vuelta a Suiza

Sagan tiene una nueva ocasión para saldar sus cuentas con la gran prueba suiza, el torneo que más veces le ha visto subirse al alto del podio.
  • El eslovaco suma 15 victorias de etapa en seis participaciones.
  • El mejor registro de Sagan en la general es el 30º que logró en la edición de 2015.

Si hay un corredor que vive un idilio con la Vuelta a Suiza, ese es Peter Sagan. Una relación temperamental, a modo de amor platónico; de esos que rebosan de alegrías y que, en el final, guardan algo de frustración por la imposibilidad de su armonía. El eslovaco ostenta el récord de victorias de etapa en la carrera con 15 triunfos en siete participaciones, lo que denota su buena sintonía con la carretera helvética. Sin embargo, nunca ha conseguido conquistar una general de la ‘cuarta grande’, debido al perfil montañoso que posee la carrera. Este año tendrá una nueva oportunidad para seguir ampliando su leyenda en el palmarés de etapas.

Este año la ronda suiza presenta un perfil semi-montañoso en varias etapas donde se prevén finales al sprint ideales para el eslovaca. Será el momento de la temporada, o quizá – y lo más probable – una mezcla de todo esto. Sea lo que sea, Peter Sagan se ha convertido en un referente del Tour de Suiza con solo 28 años.

Desde su primera participación en 2012, Sagan evidenció su buen entendimiento con el trazado suizo llevándose el prólogo inicial. Y aunque la victoria final fue para el portugués Rui Costa, el joven Sagan – 22 años por aquel entonces – sorprendió a más de uno con un rendimiento de campeón. El eslovaco se descolgó de la general en la primera etapa en línea, por lo que su estrategia se limitó a pelear por victorias de etapas. No le fue mal, consiguió otras tres. Al año siguiente, en 2013, consiguió dos nuevas victorias, y en 2014 ganó en Heiden. Firmó otro doblete en 2015, 2016 y 2017, aunque en todas ellas acabó muy alejado de los primeros puestos de la general.

MAESTRO DEL ESPRINT

No obstante, los aficionados al ciclismo han podido disfrutar de la mejor versión del portentoso ciclista eslovaca esta temporada donde ya ha ganado dos de las grandes clásicas de primavera: la París Roubaix y la Gante Wevelgem. Desde su debut en la Vuelta a Suiza, Sagan ha dejado escenas memorables que ya forman parte de la historia de la competición. En 2012, con el maillot del conjunto italiano Liquigas, el corredor de Zilina rompió al mítico ciclista australiano Baden Cooke con una demostración de potencia en el esprint final de Trimbach.

También en la 5ª etapa del año pasado se vivió una jugada que define a la perfección el tipo de ciclista que es Sagan. La cabeza de carrera estaba a poco más de un kilómetro de la meta de Cevio, con un numeroso pelotón que aprovechaba la anchura del trazado para abrirse en busca de la mejor posición para el esprint final. El ciclista del Team Sunweb, Michael Matthews, lanzó un ataque que le proporcionó una ventaja considerable. Peter Sagan sorteó a los ciclistas de Orica-Scott y Quick-Step y se hizó un hueco en la izquierda para salir en su caza. Su esprint superó al australiano en un visto y no visto, y ejemplificó la superioridad del ciclista de Bora-Hansgrohe en su saber combinar estrategia y potencia. Sagan llegó a sacar tanto a sus rivales que se permitió bailar sobre la línea de meta.

UNA NUEVA OPORTUNIDAD

Ahora Sagan tiene una nueva ocasión para saldar sus cuentas con la gran prueba suiza, el torneo que más veces le ha visto subirse al alto del podio y que todavía no le ha coronado como campeón de su silueta. Pero en esta edición tendrá rivales que no le permitirán como André Greipel, Fernando Gaviria, Greg Van Avermaet, Magnus Cort Nielsen, Arnaud Demare o Sonny Collbreli. El tricampeón del mundo vuelve por octava vez a Suiza, con la vitola de gran atractivo de la competición y referentes en las llegadas masivas. De esa misma que se le resiste tanto como le desea, que se le atraganta tanto como le sonríe, pero con la que construye una bella historia de amor al ciclismo, basada en la pasión de los acelerones desatados y las victorias en un puño.

    Deja un comentario