Primera toma de contacto con la montaña en el Tour

Perfil de la quinta etapa del Tour de Francia 2018.
  • Cinco cotas de montaña esperan al pelotón: dos de 4ª categoría y tres de 3ª.
  • El recorrido por la Bretaña seguirá manteniendo carreteras estrechas.

El Tour de Francia comienza a ponerse serio este miércoles con la quinta etapa de la edición de 2018, y primera de media montaña. La de hoy será una prueba larga, de 204,5 kilómetros, a través de la Bretaña francesa, con inicio en Lorient y final en Quimper, y en el que sigue predominando las estrechas carreteras que tanto están complicando el paso al pelotón.

La carrera se puede dividir en dos tramos: una primera parte sin complicaciones, hasta el kilómetro 92 donde se emplaza el paso de esprinters; y un segundo tramo con cinco puertos de montaña – dos de tercera categoría y tres de cuarta – entre los que destaca la Côte de Menez Quelerc´h, con una subida de 3 kilómetros a una inclinación media del 6,2%. Una sucesión de cotas que recordarán a las clásicas de las Ardenas.

LAS COTAS

La subidas llegan a partir del kilómetro 106, con dos puertos de cuarta categoría. El primero, el Côte de Kaliforn, con 1,7 kilómetros al 7,1%, y siete kilómetros después espera el Côte de Trimen, con 1,6 kilómetros al 5,6%.

Más complicado será coronar los tres puertos restantes. El Côte de la Roche de Feu espera en el kilómetro 140,5 con sus casi 2 kms al 6,6%. Mención especial merece el Côte de Menez Quelerc´h, donde se pueden generar las escapadas decisivas de la carrera, gracias a sus 3 kms al 6,2% de inclinación.

Côte de Menez Quelerc´h , en la 5ª etapa del Tour de Francia 2018.

En última instancia espera el Côte de la Montagne de Locronan, en el kilómetro 181 kilómetros, a unos 20 para el final, con 2,2 kilómetros al 5,9% de desnivel.

    Deja un comentario