Planckaert, primer líder de la Vuelta a Burgos

Edward Planckaert  ganó la primera etapa de la Vuelta a Burgos 2021 (Ricardo Ordóñez)Foto: Ricardo Ordóñez

El corredor belga del Alpecin Edward Planckaert se ha enfundado hoy el primer maillot morado de la Vuelta a Burgos tras imponerse al corredor del Movistar Gonzalo Serrano en un ajustadísimo y polémico final, en el que ambos llegaron a conectar sus respectivos hombros en los últimos metros.

A pesar de ese contacto, motivo de revisión por parte del jurado, Planckaert se llevó la victoria en una etapa con mucha tensión marcada por una caída a falta de 19 kilómetros en la que se veían involucrados algunos de los hombres fuertes de la general, como Egan Bernal y Adam Yates, que ya han dicho adiós a buena parte de sus opciones a la general tras perder casi 10 minutos en la línea de meta.

Otros teóricos favoritos, como Hugh Carthy o Damiano Caruso, también sufrieron en primera persona las exigencias de la jornada y perdieron un valioso tiempo frente a otros rivales que condiciona la lucha por la victoria final desde el primer día.

La jornada comenzaba con espectáculo y nerviosismo a partes iguales. Y es que, lo que se preveía una etapa plácida, al menos en sus primeros compases, derivó desde el principio en una jornada loca, marcada por las hostilidades y el viento, que propició momentos de cierta tensión. Apenas se había recorrido cinco kilómetros cuando se formaba la primera de las fugas del día, en la que se metían Mario Aparicio (Burgos BH), Florian Maitre (TotalEnergies), Sergio Martín (Caja Rural Seguros RGA), Joan Bou (Euskaltel Euskadi), Sergio García y Marton Dina (Eolo Kometa).

El entendimiento entre todos ellos, sumado a la pasividad del pelotón, permitió a los fugados coger ventajas superiores a los 6 minutos. Sin embargo, el escenario cambió radicalmente en el kilómetro 70 de carrera, donde se desataron las primeras hostilidades en el pelotón, que se partió en dos. Una treintena de corredores aceleraba e iniciaba una persecución del grupo de cabeza, con el que conseguía conectar en el kilómetro 90.

Ese acelerón supuso un revulsivo para la carrera. Tras conectar de nuevo, el grupo se volvería a romper, formándose una segunda fuga de diez corredores: Jhonatan Narvaez y Pavel Sivakov (Ineos), Johan Jacobs (Movistar) ,Rodrigo Contreras (Astana Premier Tech), Daniel Oss (Bora hansgrohe), Alexys Brunel (Groupama FDJ), Mads Schmitdt (Israel Start Up Nation), Matteo Trentin (UAE Emirates), Tobias Bayer (Alpecin Fenix) y Sergio García (EOLO Kometa).

La aventura de ese grupo duró menos. Su falta de entendimiento impidió que obtuvieran ventajas significativas, mientras el Bahrein tiraba del pelotón manteniendo una distancia manejable a medida que la carrera se acercaba a la capital provincial. Y entonces, llegó uno de los momentos clave de la jornada. A falta de 19 kilómetros, en el entorno de Villatoro, un enganchó en la cola del pelotón se convertía en una caída múltiple, en la que se veían involucrados varios corredores del Ineos, incluidos Egan Bernal y Adam Yates, dos de los teóricos favoritos para la victoria en la ronda burgalesa.

La gravedad de la caída y el escaso margen de maniobra con el que contaban hizo que ambos cedieran una auténtica minutada en la línea de meta, lo que les aparta de la lucha por la general.

LLEGADA AJUSTADA

En todo caso, la batalla continuaba en la cabeza de carrera. Tras superar el primer paso por el Castillo, el pelotón daba caza a los fugados a falta de dos kilómetros para la meta. Los equipos de los aspirantes comenzaban entonces una pelea clave para el posicionamiento de sus hombres fuertes a partir de la Subida de San Esteban.

En cabeza se colaban en ese momento hombres como Gonzalo Serrano, Vincenzo Albanese o el propio Planckaert, que enfilaban con la vista puesta en la meta del Castillo. El primero en probar fortuna fue Serrano, con un fuerte demarraje a falta de 300 metros, pero el corredor del Movistar calculó mal la distancia, y en los últimos metros veía cómo Planckaert le ganaba el golpe de pedal por el interior. A pesar de que el propio Serrano desviaba su trayectoria completamente fundido y conectaba con el hombro del belga, éste último se mantuvo firme y conseguía su primera victoria como profesional. Por detrás, en tercera posición, entraba Albanese.

Deja un comentario