Lawson Craddock, último en el Tour, consigue 195.000$ para el velódromo Alkek

Lawson Craddock, antes de la salida del Tour en Noirmoutier (Foto: EF)Foto: Education First
  • El estadounidense sufrió un accidente en el primera etapa del Tour que lastró su rendimiento en la competición.
  • Craddock promovió la iniciativa a través de la red social Twitter.

Lawson Craddock se llevó el dudoso honor de «Lanterne Rouge» (Luz o farolillo rojo) cuando cruzó la línea de meta del Tour de Francia el domingo en París. El título, de carácter informal, se otorga al corredor que termina en último lugar en la clasificación general. El premio también es nuevo para EF Education First – Drapac p / b Cannondale, que se convierte en el primer equipo americano que se lo lleva. 

El tejano ha ocupado el último lugar en el tablero desde la primera etapa, donde sufrió una caída al ser golpeado por una botella de agua. Craddock llegó a 7 minutos 50 segundos del ganador de etapa, el colombiano de Quick Step Fernando Gaviria. «Ha sido una prueba increíble de tres semanas», dijo Craddock. «Me he excedido más allá de mis límites. Hubo muchas ocasiones durante la carrera en las que no estaba seguro de poder hacerlo, pero el aliento y la generosidad que todo el mundo me ha demostrado me motivaron en cada paso del camino. Llegar a la línea de meta en París ha sido increíblemente emocional «.

Craddock pasó directamente desde la primera etapa de Fontenay-le-Comte al camión móvil de rayos X del Tour, donde se le detectó la fractura de una escápula y la necesidad de dar puntos para una laceración sobre el ojo izquierdo. Él ciclista no aguantó las lágrimas cuando la prensa le interrogó tras la radiografía.

No obstante, Craddock decidió continuar la carrera. Recibió sesiones de quiropráctica tres veces al día, consultas regulares con el personal médico del equipo y la asistencia de los directores del equipo y sus compañeros de equipo en el camino hacia la línea de meta.

UN MOTIVO PARA CORRER

Si bien los esfuerzos del equipo se dirigieron en gran medida al cuerpo de Craddock, el tejano sabía que necesitaba algo a lo que aferrarse para enfrentar los desafíos mentales. Acostado en la cama la noche después de su accidente, aterrizó en lo que describió como «una manera de convertir un negativo en positivo». Donaría 100 dólares por etapa terminada al velódromo Alkek Velodrome de Houston, que fue duramente golpeada por el huracán Harvey.

Envió un tweet anunciando sus intenciones y desafió a otros a igualar su donación. Se fue a dormir poco después de compartir sus planes y despertó con cientos de respuestas: un coro de «¿cómo donamos también?». Craddock creó un GoFundMe en respuesta. Desde el momento de la publicación, ha recaudado 195,000$ para su velódromo hogareño. Todo un triunfo para el ciclista americano.

Deja un comentario