Damiano Cima gana al sprint tras estar escapado casi toda la etapa

Cima aguantó el último empujón del pelotón.Foto: LaPresse - D'Alberto
  • El pelotón neutralizó la fuga en los últimos metros pero no fue suficiente.

Los pocos sprinters que quedan tenían la última oportunidad de ganar en la decimoctava etapa del Giro de Italia. Sin embargo la fuga formada por Cima, Denz y Maestri logró sorprender al grupo en el sprint final. El italiano Damiano Cima (Nippo Vini Fantini) consiguió resistir ante la última embestida del pelotón y cruzó la meta por delante del alemán Pascal Ackermann (BORA hansgrohe). Richard Carapaz mantiene las diferencias en la clasificación general antes de las tres etapas decisivas.

Después de la montaña de los días anteriores hoy tocaba etapa de transición con 222 kilómetros entre Valdaora y Santa Maria di Sala. Tan solo un puerto de 4ª categoría a mitad de carrera y el resto de terreno favorable.

La fuga tardó en formarse más de lo habitual, hasta pasados los primeros 50 kilómetros hubo intentos pero nada definitivo. Damiano Cima (Nippo Vini-Fantini), Nico Denz (AG2R La Mondiale) y Mirco Maestri (Bardiani) fueron los protagonistas a partir de entonces. Los tres corredores tuvieron de ventaja más de 5 minutos.

En el pelotón el BORA estaba interesado en dar caza por la lucha del maillot de la regularidad entre Ackermann y Démare. El Groupama FDJ del francés iba tranquilo, sin tirar del pelotón, dejando todo el peso en el equipo alemán. Además Démare logró sumar un punto más de ventaja en el sprint intermedio. A falta de unos 20 kilómetros el pelotón se puso un poco más serio pero la diferencia de los fugados podía permitirles llegar.

Fueron pasando los kilómetros y la diferencia del trío con el pelotón iba disminuyendo pero les permitía soñar con la posible victoria. Llegaron al último kilómetro con más de segundos de diferencia. En los últimos metros cuando ya se estaba lanzando el sprint llegó el pelotón pero Cima tenía fuerzas para sprintar y cogió unos metros de ventaja que le fueron suficientes para cruzar la meta por delante de Ackermann y de Consonni. El segundo puesto de Ackermann unido al octavo de Démare le dio al alemán la maglia ciclamino, que si aguanta los tres días que quedan será suya.

En la clasificación general no ha habido ningún cambio y Carapaz mantiene la renta que ha logrado estos días. Mañana el ecuatoriano tendrá una gran prueba para demostrar que sigue siendo el más fuerte del Giro de Italia.

Deja un comentario