¡Hazte con tu guía!
Disponible en nuestros canales online
COMPRAR

Iván Cobo, campeón de España en una preciosa carrera sub23 masculina

Iván Cobo ganó el Campeonato de España sub 23 2021 (RFEC).Foto: RFEC

La prueba en línea sub23 masculina del Campeonato de España ha tenido, un año más, todos los ingredientes que la convierten en la carrera más especial del año en la categoría. Grandes nombres proponiendo ofensivas desde el inicio, un fuerte desgaste durante toda la prueba, infinidad de ataques y alternativas y una resolución entre un selecto grupo de elegidos regada por la emoción de estar en juego el salto al campo profesional para muchos.

Iván Cobo, representante de la Selección Cántabra, ha sido el vencedor de esta edición 2021 de la ruta sub23 masculina tras resistir en el grupo cabecero e imponer su fortaleza en la subida final a la Favara. Marcel Camprubi (Cataluña) ha sido segundo; mientras que Unai Iribar (Euskadi) se ha hecho con el bronce tras superar en un ajustado sprint por la última plaza del podio a Cano.

133 kilómetros, con cerca de 3.500 metros de desnivel, han sido el escenario sobre el que se ha desarrollado esta prueba en línea sub23, que al contar de salida con el puerto de Turrón Duro ha hecho emerger desde prácticamente el kilómetro 5 a algunas de las referencias de la categoría. El primer corte importante lo han formado Pablo García, bronce en la contrarreloj del día de ayer, David Martín, Guillermo García y Diego Uriarte. Estos cuatro corredores han sido neutralizados en el tramo de descenso y en el mismo se ha marchado por delante Eugenio Sánchez que ha sido el encargado de poner la semilla que ha germinado en la fuga de 7 ciclistas que sería gran protagonista de día.

Marc Brustenga, gracias a una sensacional bajada, ha dado caza a Eugenio Sánchez y ha cortado el pelotón dejando en cabeza a tres de sus compañeros, Pau Miquel, Marcell Camprubi y Alex Martín, junto a Javier Serrano, David Martín y el citado ciclista alicantino. A pesar de la apabullante superioridad numérica de Cataluña, todos los integrantes del corte han apostado por el mismo y se han entendido a la perfección en los relevos para elevar su ventaja hasta los dos minutos.

Por detrás, la selección de Euskadi ha tomado la responsabilidad de la carrera y ha planteado un trabajo que ha aminorado notablemente la renta de los fugados. En el pelotón, el segundo paso por el Turrón Duro se ha realizado a tope y se han quedado en el mismo tan solo 14 corredores a los que les han faltado 20 segundos para empalmar con cabeza de carrera, donde ya no estaba Brustenga.

El descenso ha vuelto a favorecer los intereses de los seis de cabeza, que se han mantenido al frente hasta el momento en el que comenzaba el tercer y último ascenso al Turrón Duro. Un grupo de 10 corredores, integrado por Tercero, Fernández, Cobo, Rodas, Balderstone, Camprubi, Alex Martín, Iribar, Romero y Cano, ha coronado en cabeza y ha protagonizado un descenso lleno de escaramuzas y movimientos que han deparado que se cortarán Cobo, Rodas, Romero y Balderstone y que entrara desde atrás, tras realizar un descenso sensacional, el andaluz David Martín.

Los 10 kilómetros finales han deparado una caída, sin consecuencias físicas, que ha eliminado a Alex Martín, así como una falta de entendimiento entre Tercero, David Martín, Fernández, Iribar, Camprubi, Eugenio Sánchez y Cano que ha permitido entrar a Cobo, con Miquel, Serrano o Rota entre otros, desde atrás y disputar con plenas opciones la victoria en el repecho final a Favara.

El cántabro ha arrancado a 500 metros y en ese tramo decisivo ha demostrado ser el más fuerte, abriendo un pequeño margen que sería decisivo con sus adversarios, para proclamarse como nuevo campeón de España sub23. Tras él, y también con los brazos en alto, ha finalizado Camprubi; mientras que la tercera plaza ha sido para Iribar después de superar en un ajustado sprint a Cano.

El ganador, Iván Cobo, ya vestido con el maillot de campeón de España confesó que “ha sido arrancar a 500 metros, ir pasando gente y cuando he visto que llegaba ya no me lo creía. He empezado a llorar con mis padres, con mi equipo, con mi gente, con todo el mundo. La ocasión creo que lo merece porque hemos cumplido el máximo objetivo de la temporada”. Con respecto al desarrollo de la prueba, el cántabro explicó que “el Campeonato siempre es una carrera muy loca, se corre por selecciones y eso hace que sea más difícil controlar. Los catalanes han aprovechado que la primera bajada estaba juguetona para marcharse. El equipo se ha puesto a trabajar en el momento exacto, les hemos cogido. La cosa era estar delante y esperar el momento, en el tramo final se nos han ido siete por delante y sí que me he asustado un poco porque pensaba que llegaban, y en la subida final he sabido aprovechar mi momento”.

    Deja un comentario