¡Hazte con tu guía!
Disponible en nuestros canales online
COMPRAR

El EOLO Kometa se prepara en el benigno clima del Levante español

El Eolo Kometa se entrena en el Levante español (Atila Madrona).Foto: Atila Madrona

Ni el temporal Filomena, con unas importantes y copiosas nevadas que han tapizado durante días de blanco gran parte del centro y el este de la Península Ibérica, ni la situación sanitaria a nivel continental debido al coronavirus son los mejores contextos para proseguir con el trabajo. Pero con las máximas precauciones, optimizando los recursos humanos en aras de una mayor seguridad y generando una burbuja de protección frente al COVID-19, la segunda concentración de pretemporada del EOLO-Kometa Cycling Team ya se desarrolla desde el jueves 14 en el incomparable marco del Oliva Nova Beach & Golf Resort. Las comarcas levantinas de La Safor, Marina Alta y Marina Baja acogen estos días a la inmensa mayoría de estructuras ciclistas profesionales. La bendición de un clima benigno y unas infraestructuras sobresalientes. El Coll de Rates, estos días, es la gran cumbre del ciclismo.

Jornadas de fondo y fuerza sobre la bicicleta, de constantes preparativos en el apartado mecánico, de avances en lo logístico, de planificaciones de calendario, de compromisos mediáticos, sesiones fotográficas y de grabaciones de vídeo. Dentro de la burbuja la actividad es incesante. En apenas unas jornadas, el domingo 24, llega el debut competitivo de la mano de la Clàssica Comunidad Valenciana 1969. Toda la estructura, no podría ser de otra forma, permanece muy atenta a las evoluciones del día a día. No son días sencillos desde un prisma sanitario. No es fácil ensamblar el contexto actual y las restricciones establecidas por las autoridades con la actividad laboral. Y el ciclismo de competición, más aún el de la alta competición, lo es.

Los corredores Mark Christian y John Archibald son las únicas ausencias físicas, de momento, en esta concentración debido a las directrices marcadas por las autoridades del Reino Unido. Temporalmente, todo el trabajo toca hacerlo a distancia. En la concentración, algún equipaje, cosas de las compañías aéreas, aún tiene que dar señales de vida. Aunque esto es mucho más anecdótico. “Es la primera vez en mi carrera, y ya son unos cuantos años, en la que me pasa algo así”, sonrío resignado Luca Wackermann.

Trabajo. Descanso. Es la rutina del día a día para los corredores del EOLO-Kometa Cycling Team. Para reforzar la seguridad y el impacto de la labor en exterior, el trabajo de campo se realiza en dos grupos y evitando al máximo el paso por núcleos urbanos. Diego Pablo Sevilla, uno de los veteranos de la estructura y buen conocedor de la zona, propone algunas rutas que incluso no aparecen en los mapas. El “problema”, el de las pendientes a negociar en muchas ocasiones. Pequeños colosos desconocidos para el ciclismo profesional. En las pretemporadas se dan la mano las infraestructuras del ciclismo profesional y los paisajes y las rutas más idílicos del cicloturismo.

El director Jesús Hernández mantiene estos días la costumbre de compartir entrenamiento con los ciclistas sobre la bicicleta. Con algunos, como Gavazzi o como Belletti, incluso ha competido dentro del pelotón. “No soy una excepción. Muchos directores deportivos salen a rodar con los ciclistas, aunque en jornadas más tranquilas. A mí me hacen sufrir, se vengan”, bromeó el madrileño. Y añadió que “de alguna forma el rol de director por sí mismo marca una barrera psicológica desde el prisma del ciclista. En la bici, en la ruta, hablas con el ciclista, intercambias pareceres con él, te acercas a él… Esa barrera desaparece. A mí me parece un momento muy útil y fructífero”.

    Deja un comentario