¡Hazte con tu guía!
Disponible en nuestros canales online
COMPRAR

Sosa se impone a Valverde, pero Alejandro se mantiene líder

SosaFoto: Ruta de Occitania

La Ruta de Occitania llegaba a su etapa reina con un recorrido de 173 kilómetros entre Arreau y el inédito Hospice de France (10.3km al 7.3%) con la Hourquette d’Ancizan y Balès en un menú donde Alejandro Valverde buscaría asegurar el malliot de líder y Bernal y Urán intentarían dar guerra en un día con pleno sabor a Tour de Francia. Todo ello en un día marcado por una lejana fuga que buscó poner en jaque a los favoritos.

Una fuga lejana

El día estuvo marcado por una fuga de 14 corredores que se consolidó durante el ascenso a la Hourquette d’Ancizan. Todo ello con la presencia de varios españoles entre los fugados y con 1:40 con respecto al pelotón. Sin embargo, a 100 kilómetros de meta esta fuga vio como Rossetto y Rolland se marchaban en solitario y abrían hueco con el resto de fugados, un total de 1:30. Así marcharon durante los 50 próximos kilómetros, para arrancar el solitario el puerto de Balès, de 19 kilómetros al 6 por ciento. Todo ello con 2:25 con el resto de perseguidores y 3:10 con el pelotón.

Sin embargo, durante el puerto de Balès apareció el Euskadi Murias con Óscar Rodríguez como actor principal, quien tras coronar el puerto y gracias al trabajo de Fernando Barceló consiguió comenzar el descenso con Sivakov, Dupont, Peters y Aguirre. Todo ello con 30 segundos de ventaja con el grupo de favoritos, entre los que se encontraban Rigoberto Urán, Sosa y Valverde. Tal era la ventaja y el buen ritmo de los fugados que ampliaron la ventaja hasta 50 segundos. Todo parecía como un cuento de películas para los fugados, que soñaban con la victoria de etapa.

La guerra no la ganó Alejandro

Pero no fue así. Y es que pese a que la ventaja seguía aumentando entre la cabeza de carrera y el grupo perseguidor, los favoritos iban a vender la piel muy cara.  Comenzó así la última ascensión al inédito Hospice de France. Sivakov era el encargado de llevar el ritmo del grupo de fugados, haciendo criba y tan solo llevándose a rueda a Peters y a Óscar Rodríguez. Todo ello con una dura ascensión y con medio minuto a falta de tres kilómetros con el grupo de Valverde. Tras un kilómetro, Óscar se marchó en solitario en busca de la victoria, el Euskadi Murias soñaba con subirse al cajón. Por detrás, el Team EF Education First subía la intensidad para dar caza a Óscar a kilómetro y medio para el final de la carrera.

Tras ello comenzaron los ataques y contraataques entre los favoritos en la lucha por la general. Sosa y Urán se marcharon en solitario a un ataque al que no pudo responder Valverde. El corredor de Movistar, con 13 segundos de ventaja, jugaba con ese pequeño plus pero las bonificaciones le podían dejar sin la general. Por ello el español tiró de su casta habitual para ir en busca de los dos favoritos, a quienes dio caza a 500 kilómetros de meta. No fue nada fácil para un Alejandro que perdió donde siempre gana. Y es que el esfuerzo le pasó factura. A falta de 150 kilómetros para el final, en donde Valverde no suele fallar, Sosa lanzó un ataque al que siguió Valverde pero no consiguió superar ya sin fuerzas.

Sosa se hacía así con la victoria de etapa pero Alejandro Valverde conseguía salvar el liderato de la general después de concluir segundo, por delante de Rigoberto Urán. La última etapa decidirá el ganador, que a priori será Valverde en un día destinado para los sprinters.

Deja un comentario