¡Hazte con tu guía!
Disponible en nuestros canales online
COMPRAR

Induráin y Freire lideraron una carrera popular en Cantabria

Freire e Induráin lideraron la salida en Torrelavega (Foto: EFE)Foto: EFE
  • La vuelta comenzaba y terminaba en Torrelavega, ciudad natal de Óscar Freire.
  • Un recorrido de 120 kilómetros por la geografía cántabra que atrajo a más de 900 personas

Suena la traca pirotécnica, bandera arriba y allá van dos consagrados campeones como Miguel Induráin y Óscar Freire que han vuelto este sábado a la cabeza de un pelotón sobre sus bicis para recorrer 120 kilómetros de carreteras cántabras. Mujeres, hombres, niños y parejas se han lanzado a pedalear en una mañana fría pero soleada para disfrutar de esta segunda edición del Desafío Óscar Freire.

Tras enfundarse el maillot y desempolvar una bici que, por el frío invierno no han podido montar tanto como quisieran, Induráin y Freire han encabezado un pelotón que a las 9.00 horas ha salido desde el pabellón torrelaveguense.

El corredor navarro, protagonista de innumerables ‘selfies’ antes de la salida, espera acabar sin problemas esos 120 kilómetros que componen la prueba y disfrutar del paisaje de Cantabria, donde recuerda que ha pedaleado mucho como aficionado y profesional: “Aquí ha habido grandes corredores y equipos, además de una buena afición y gente que controla y vive con pasión este deporte”, recuerda a Efe Induráin.

Para el pentacampeón del Tour de Francia, este tipo de marchas son una buena oportunidad para marcarse un ritmo y pasar un día divertido, aunque advierte que los cicloturistas siempre quieren “mejorar y picarse”, ya sea con su tiempo de la edición anterior o con los amigos.

Miguel Ángel Revilla, Induráin y Freire en la línea de salida. (Foto: EFE).

Momentos antes del pistoletazo de salida, Óscar Freire expresó a Efe su deseo de que la prueba sea un éxito y se disfrutase de un buen día de ciclismo sin caídas y con respeto hacia las normas: “Los que hagan ‘mountain bike’ lo van a tener complicado, pero es lo bonito de esa modalidad”, advierte el ciclista, quien se muestra convencido de que los 200 valientes que se presentan a ese modalidad la terminan porque están “muy entrenados”.

Además, destaca que este Desafío Óscar Freire es especialmente bonito por la oportunidad que ofrece de pedalear con Miguel Induráin, “un ídolo y referente” para el de Torrelavega. También aprovechó el Presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, con traje y sin el maillot, para asistir al inicio de una marcha que, a su juicio, sirve para “poner en el mapa” a Cantabria, sobre todo con la presencia de dos corredores tan afamados como estos dos ciclistas: “Los que ven esto se quedan alucinados, más de la mano de un campeonísimo como Freire que este año ha traído al mejor español de todos los tiempos, Miguel Induráin”, señala a Efe Revilla, quien no se anima con la bici porque ya no está “para estos trotes”.

Los corredores que tengan que afrontan este “trote” podrán recuperar fuerzas con el arroz, tortillas y una parrillada con bocadillos de lomo que les esperan tras cruzar la meta para resucitar las fuerzas perdidas durante unas cinco horas de pedaleo.

RECORRIDO

La prueba da el pistoletazo de salida -donde también termina- en el complejo deportivo de Torrelavega Óscar Freire y que será el lugar donde también se llevará a cabo el cambio de bicicletas tras la prueba de carretera para iniciar la de montaña.

Los participantes correrán, en dirección a Cabezón de la Sal, por la carretera nacional N-634, con un terreno fácil y llevadero hasta llegar a San Vicente de la Barquera, y de ahí a Pechón, el punto más lejano de la ruta. A continuación, surcarán carretera hacia el interior de la región, donde atravesarán valles y montañas hacia Abanillas y La Acebosa, para posteriormente regresar nuevamente a San Vicente de La Barquera.