Sábado 17 de Noviembre de 2018 | Hemeroteca

Perico Delgado: “Las diferencias que pueda haber entre Landa y Quintana dependerán de Valverde. Él será la autoridad moral”

Perico Delgado con La Guía del Ciclismo (Foto: La Guía del Ciclismo / Manuel González)Foto: La Guía del Ciclismo
  • "Para el espectáculo, la carrera era más bonita antes porque estaba llena de errores. Ahora los directores son más conservadores".
  • Tour: "Mi favorito es Chris Froome por el equipo que tiene y su capacidad, aunque está en ese punto en el que el Tour se le empieza a hacer largo".
  • "Antes los corredores éramos más inocentes o, mejor dicho, más aficionados. Hoy en día, con esta tecnología que nos está marcando".

Pedro ‘Perico’ Delgado se llevó un sentido homenaje con la presentación del documental ‘Perico Delgado: 30 años de amarillo’ que se estrenará este viernes en Movistar +. Un repaso a la vida y obra de este deportista de leyenda. El ciclista segoviano tuvo tiempo para contar anécdotas de su época como líder del Reynodls – donde coincidió con un joven Miguel Induráin, al que califica como “todo un caballero” – habló desde la melancolía y el humor de sus avatares en el Tour de Francia y comparó estos días con aquellos tiempos, donde el ciclismo era “más aficionado” y menos “tecnológico”.

¿Qué te ha parecido el documental?

A mí me ha gustado mucho. Sobre todo ver cómo hemos evolucionado. Siempre quedan cosas en el tintero. Me ha parecido muy bonito, muy completo, con muchos momentos emocionantes. No he podido evitar las lágrimas en algunos momentos, como cuando falleció mi madre.

Cómo ha cambiado el ciclismo en esos 30 años…

Ahora te ve la gente sin casco y parece que estás haciendo un sacrilegio. Es una época que está ahí. De ahí venimos y afortunadamente, en España, se ha pasado de un deporte de generación espontánea a ser un deporte más estudiado y del máximo nivel. Ahí se ve la evolución de 30 años de todo el deporte y el ciclismo en particular.

Ahora está repleto de tecnología ¿Qué ciclismo te gusta más a ti?

Hay que entender – yo que me muevo mucho con los MMCC y con los aficionados – que el error, el fallo que yo salga tarde de Luxemburgo, que me rompa la clavícula… Todas estas cosas, que el deportista no quiere, antes pasaban muy a menudo. Hoy en día se le pide al director de un equipo que sea como el de una empresa: son conservadores, no quieren dar más de lo necesario, mediatizan al corredor para ser conservadores.

Antes tenías un minuto bueno y arrancabas. A los 10 kilómetros te venía toda la debilidad del mundo. El ciclismo de antes estaba plagado de errores. Hoy en día el error es como un sacrilegio, como para despedir a alguien. La gente tiene ese miedo y esa actitud. Era una época diferente, con menos tecnología. Yo soy de la opinión de que los pinganillos se usasen como radio vuelta, todos por igual, y que luego cada corredor interprete la carrera. Para el espectáculo, la carrera era más bonita antes porque estaba llena de errores. Y eso hace que la rabia o alegría fuese mucho mayor, a nivel visceral.

Perico Delgado y Mónica Marchante durante la presentación del documental (Foto: La Guía del Ciclismo / Manuel González).

¿Ves más ‘Pericos’ que ganen el Tour?

Cada uno es un carácter. Tenemos a Mikel Landa, que le gusta correr no mediatizado con los pinganillos, que saca mucho su carácter. En ese aspecto, corredor siempre va a haber. Es cierto que van a estar más mediatizados o presionados por la estructura de los equipos, pero que ese tipo de perfil atacador y voluntarioso siempre va a estar, solo que tiene que coincidir con ese motor que nos haga vibrar a todos.

En mi época era impensable que un equipo – como ahora el Sky – controlase la carrera. Había un trabajo de equipo, pero en el desenlace final, estábamos ocho y eras tú contra los siete. Lo más impensable es ese dominio que ahora pueda generar un equipo. Hay un miedo inculcado por los directores, que quieren ser conservadores antes que agresivos.

Otro aspecto que ha cambiado es la distancia de las carreras. En mi época hacíamos 200 kilómetros. Por lo tanto la fatiga era mayor pero recuperar tiempo también era más fácil. Ahora pierdes dos minutos en el Tour de Francia y prácticamente acabas de vender tu carrera, ya no la ganas. Yo salí tarde de Luxemburgo – siete minutos – y acabe tercero. Hoy en día esto sería impensable. Las carreras se han vuelto más cortas y explosivas, pero también hace que recuperar sea más complicado que en mi época.

¿Cómo ves el Tour de este año?

Mi favorito es Chris Froome por el equipo que tiene y su capacidad. Los años van pasando y está en ese punto de que el Tour se le empieza a hacer largo. Sus rivales son más jóvenes y van a ganar en fuerza, capacidad y potencial. Creo que vamos a vivir un Tour muy divertido.

Tanto Alejandro Valverde como Mikel Landa y Nairo Quintana se lo van a poner difícil. Creo que es más Mikel – Nairo que Alejandro, pero el bloque que lleva Movistar es imponente y a partir de la segunda o tercera semana se verá. A lo mejor vivimos el primer Tour que no gana Chris Froome. Además hay otros corredores candidatos a la victoria, como Dumoulin, Bardet o Porte. Muchos corredores con mucha hambre que le han perdido el respeto a Froome y están con ganas de ponérselo difícil.

Tú viviste un relevo generacional en tu equipo con Induráin. ¿Se llega a sentir presionado / amenazado el líder de un equipo ante el crecimiento de un compañero?

Cuando estuve en el PDM sí sentí que no era compatible en el liderazgo. Volví a Reynolds porque quería tener ese papel de líder. Induráin era un caballero. Pudo ganar el Tour del 90, pero el cambio de galones se hizo año a año. Él no creía ser un corredor para una prueba de tres semanas, pero tenía potencial de sobra. Recuerdo que en una ocasión se fue por delante con los favoritos y yo quedé rezagado. Prefirió esperarme a mí. Se entregaba por el compañero por delante de sus intereses. No era ese tipo de ciclista que se guarda un gramo de esfuerzo para su lucimiento personal. Entregar los galones a Induráin fue una liberación.

¿Crees que puede ser un problema la lucha del liderazgo de Movistar entre los tres?

Valverde puede ser el encargado de crear el clima de convivencia necesario entre los líderes, aunque luego sea la carretera quien decida. Será la referencia por carácter y experiencia, es capaz de crear equipo. Las diferencias que pueda haber entre Landa y Quintana dependerán de Valverde, será la autoridad moral.

¿Crees que sería bueno que se resolviera lo de Froome antes de la carrera?

Sería lo ideal, pero al final hay que correr una realidad. Los corredores, seas del equipo Sky o no, tienes que pensar que él puede correr. Y si él y el equipo deciden correr hay que respetarlo.

¿Pero se le debería sancionar?

Ya, pero eso es asunto de la UCI. Ahí entramos en un proceso jurídico en el que creo que la gente está perdiendo demasiada energía. Froome va a estar en la salida y a partir de entonces hablamos del tema deportivo, porque lo que es extradeportivo creo que ni el equipo ni, lo más sorprendente, la propia institución de la UCI tiene capacidad. Por lo tanto hay unos tiempos en los que nos tenemos que mover y cuando llegue la decisión ya veremos.

Perico Delgado en la Fundación Telefónica (Foto: La Guía del Ciclismo / Manuel González).

¿Ha cambiado mucho el Tour de Francia que corriste al que narras ahora? ¿Qué debería recuperar?

Creo que antes los corredores éramos más inocentes o, mejor dicho, más aficionados. Hoy en día, con esta tecnología que nos está marcando, hay mucho tema anglosajón: trabajo, márgenes de ganancia… Y creo que se pierde mucho ese espíritu de por qué eres ciclista, el gusto de subir puertos… Se ha perdido la afición y el amor por este deporte porque la tecnología lo está dejando a un lado. Es lo que más echo en falta. Hablas con los jóvenes y te dice que no están bien porque no llegan a los 300 vatios. Hay que disfrutar. Parece que no disfrutan si no ven unos valores dados. La tecnología se está apoderando de esa afición y se habla de los vatios, cosas que a mí me resultan poco atractivas para un deporte como es el ciclismo, relacionado con la naturaleza, el moverte, poder hablar, conocer sitios…

Pero ahora es un deporte muy popular.

Me gusta que haya esa cultura por el deporte. Deportes más individuales como el atletismo y el ciclismo han llegado a mucha gente. Lo que más me gusta es la afición que hay por hacer deporte, sea cual sea.

Tu padre decía que de la bici no vivirías. Menos mal que no le hiciste mucho caso.

Los padres quieren el bien del hijo. Mi padre, que era camionero, no entendía todo este mundo de la publicidad. Decía que ‘muchas bicicletas tendrán que vender los de Orbea para pagarte ese suelo y el de los otros corredores’. Incluso después, cuando dejé de correr, hubo una herencia, que seguimos manteniendo hoy en día, de que tu hijo tiene que estar en un trabajo estable. Ser emprendedor en este país cuesta mucho trabajo. Yo fui un emprendedor del ciclismo y me fue muy bien.

Tus hijos son más de baloncesto ¿Te gustaría que cogieran tu relevo en la bici?

Mis hijos son polideportivos. Quiero que hagan lo que les guste.

Deja un comentario