Esteban Chaves: “Esto es increíble, ahora espero seguir soñando”

Esteban Chaves (Mitchelton Scott) ganó con autoridad la sexta etapa del Giro de Italia con final en Etna.Foto: EFE
  • Yates: "Me sentí realmente bien. No estaba muy seguro a la hora de atacar".
  • Chaves: "Todo es como un sueño, pero vamos a pisar la tierra, estoy emocionado y seguiremos soñando".

Esteban Chaves (Mitchelton Scott) ganó con autoridad la sexta etapa del Giro de Italia con final en Etna, ratificó su buen estado de forma con su victoria y ayudó al liderato de su compañero Simon Yates de “increíble” y dijo que a partir de ahora espera “seguir soñando”. El ciclista de Mitchelton Scott afirmó que “este es el mejor comienzo posible para un Giro de Italia. Sabía que teníamos que estar al frente en una etapa muy difícil como la del Etna, pero tuve la suerte de contar con la ayuda en la escapada de Jack Haig, lo que me permitió guardar fuerzas para el final”, señaló Chaves

El final de la etapa, donde estuvo escapado junto a Simon Yates, hicieron que ambos viviesen un momento estelar para el equipo Mitchelton. “Se unió Yates y decidimos que yo ganaba la etapa y el se ponía la ‘maglia’ rosa. Eso es increíble. Creo que también tengo el maillot del rey de la montaña. Todo es como un sueño, pero vamos a pisar la tierra, estoy emocionado y seguiremos soñando”, concluyó.

YATES, MAGLIA ROSA

Por su parte, Simon Yates (Mitchelton Scott) se convertía en la nueva maglia rosa del Giro de Italia, reconoció que el doblete del Mitchelton con la etapa para Chaves y el liderato para él “no estuvo planificado, pero todo salió a la perfección”. “No, en absoluto, no estaba planificado de esta manera. Chaves estaba delante con un grupo grande y eso significaba que podíamos estar tranquilos, a la expectativa, no había necesidad de hacer nada, por lo que pude ahorrar fuerzas. Al final vi la ocasión, lo intenté y todo salió a la perfección”, dijo Yates en la línea de meta.

Yates reconoció el hecho de haberse aprovechado del marcaje entre los grandes favoritos. Mientras ellos se miraban, el británico lanzó el ataque definitivo. “Me sentí realmente bien. No estaba muy seguro a la hora de atacar. Miré al otro lado de la carretera y todos se miraban entre sí y hubo un pequeño hueco. Aproveché la oportunidad y conseguí enlazar con Chaves y llegar juntos. Ha funcionado muy bien”, concluyó.

Deja un comentario