Fabio Jakobsen: “Sé que soy un buen esprinter, pero quiero ser más rápido”

Fabio Jakobsen (Foto: Getty Images).Foto: Quick-Step
  • El holandés ya ha logrado su primera victoria esta temporada, en la Volta a Portugal.
  • Jakobsen asegura vivir un sueño al ser parte del Quick-Step.

Deceuninck Quick-Step se ha convertido en los últimos años en la mayor y más exitosa fábrica de esprinters del pelotón World Tour. El equipo holandés lleva años formando una ‘manada’ de velocistas rápidos, con mucha técnica en el esprint, lo que les convierte en auténticos matadores, y que se traduce en registros históricos de victorias.

Fabio Jakobsen es el último lobezno en enseñar los colmillos. El ciclista holandés llegó el año pasado al Quick-Step, con solo 21 años, y logró siete victorias profesionales: “Gané siete carreras en mi primer año, algo que nunca podía imaginar”, reconoce el corredor, sabedor de que aún le quedan pasos que dar: “Sé que soy un buen esprinter, pero quiero ser más rápido, y que soy muy mal escalador así que quiero ser menos malo (risas)”.

Un año después, Jakobsen es uno de los diamantes del Deceuninck, un sueño que se hace realidad tras un largo caminar: “Hace tres o cuatro años pensaba – con trabajo duro – correr para un equipo ProContinental, y ahora estoy aquí. Aún estoy un poco alucinado”. El de Heukelum aún recuerda su primera toma de contacto con el equipo: “El primer recuerdo que tengo es la reunión de equipo en octubre. Cenamos todos juntos y, cada 15 minutos, yo pensaba: ¡Guau! Está hablando Gilbert. Y recordaba que tenía que prestar atención a lo que decía. Ahora estoy en el Quick-Step”, una institución que para el corredor es “como el Real Madrid o el Barcelona al fútbol“.

Fabio Jakobsen (Quick Step Floors) en el Tour de Guangxi.

EL HURACÁN DE HEUKELUM

Sin embargo, el comienzo no fue fácil: “Recuerdo que el primer campo de entrenamiento fue muy duro. Llamé a mis padres y les dije lo que rápido que corría esta gente. Apenas me puedo mantener de pie y me duermo por las tardes. Cuando gané en Nokere me di cuenta de que todo este sufrimiento es por algo. Allí estaba toda mi familia y me quedé asombrado, porque no tenía ni idea de que podía ganar, pero incluso mi familia o mi novia tampoco esperaban que ganara”.

La familia es un soporte importante en la vida del joven Jakobsen: “Mi familia me ha hecho amar lo que hago y mi mejor aspecto es que de verdad quiero ganar”. Su padre le transmitió el amor por el ciclismo desde que nació: “Mi nombre viene de Fabio Castelli, ciclistas italiano que falleció en el Tour de 1995, un año antes del nacimiento del pequeño de los Jakobsen”. Aunque él prefiere que se le empiece a conocer con otro nombre: “el Huracán de Heukelum“.

Deja un comentario