Philippe Gilbert, a por los cinco monumentos

El belga no competía desde que se cayó en el Tour de Francia (Getty Images).Foto: Getty Images
  • Niki Terpstra le ganó en 2018 en Le Samyn, E3-Harelbeke y el Tour de Flandes
  • "Hay una posibilidad de que suceda, y muchas posibilidades de que no. Pero es mi motivación"

Philippe Gilbert, corredor belga del Deceuninck-Quick-Step, afronta un 2019 lleno de retos. Antes de comenzar el 2018, el corredor lanzó un slogan un tanto peculiar y que le puso en el centro del foco del mundo del ciclismo. ‘Strive For Five’ fue el mensaje lanzado para su 2018, donde buscaba poder alzarse con los cinco monumentos del ciclismo. Estamos hablando del Tour de Flandes, la Liège-Bastogne-Liège, el Giro de Lombardia, la Milán-San Remo y la París-Roubaix.

El 2018 no fue su año y es que no consiguió ganar en ninguna de las cinco grandes carreras. Es por ello que el slogan se ha quedado apartado del Deceuninck-Quick-Step, algo que explicó el propio Gilbert en la presentación de la nueva temporada: “Decidimos dejar de usar eso en nuestras comunicaciones, pero la idea detrás de esto permanece”. Y es que, pese a que 2018 no consiguió ninguno de los cinco objetivo, Gilbert sabe lo que es ganar. Ha conseguido una victoria en el Tour de Flandes, otra en el Giro de Lombardia y dos veces ha conseguido alzarse con la Liège-Bastogne-Liège. Las únicas dos que se le resisten son la Milán-San Remo y la París-Roubaix. Dos carreras que, a sus 36 años y de ganarlas, le meterían de lleno en la historia del ciclismo.

Pero es que, 2018 fue una caos en los cinco monumentos. Las dos que le faltan, la Milán-San Remo y la París-Roubaix, fueron un despropósito del ciclista belga. En Milán se quedó en la posición número 75, mientras que en la París-Roubaix no pasó del decimoquinto puesto. Unos números que tampoco mejoraron en la Liège-Bastogne-Liège (31º), y algo más en Tour de Flandes, donde consiguió entrar en el podium (3º). En vísperas de su 37 cumpleaños en 2019, el propio Gilbert reconoce que “es complicado”, pero asegura que “hay una posibilidad de que suceda, y muchas posibilidades de que no. Pero, aún así, es mi motivación”.

En 2018 Gilbert no consiguió los objetivos, algo que sí hizo su compañero de equipo Niki Terpstra. El corredor holandés consiguió la victoria en Le Samyn, E3-Harelbeke y el Tour de Flandes. Estas victorias dejaron atrás a su compañero Gilbert, quien consiguió subirse al podio de las tres carreras citadas con anterioridad. Pese a ello, el belga tiene claro que “fue un poco frustrante no poder cruzar la línea con la sensación de haber hecho todo, y solo llegar en segundo o tercer lugar, pero así es como es”. Pero también añadió: “Nunca fui ‘bloqueado’ por Niki. La razón no es él. Él era, simplemente, muy muy fuerte, no creo que haya sido nunca tan fuerte en su vida.

“En Quick-Step tenemos una táctica, jugando con varios líderes, y funciona. La prueba es que algunos equipos comenzaron a copiarnos. LottoNL-Jumbo, por ejemplo, copió nuestra táctica, Lotto Soudal también intentó hacerlo algunas veces. Es cierto que cuando juegas así corres el riesgo de quedar atrapado. Pero ese es el juego. El primer año me fue muy bien, el segundo año un poco menos. Así es como es”.

Deja un comentario