Sábado 17 de Noviembre de 2018 | Hemeroteca

El Mont Ventoux tendrá su propia clásica: Denivelé Challenge

La Dénivelé Challenge coronará el Mont Ventoux el 17 de junio de 2019.
  • La prueba saldrá desde Vaison de la Romaine y tendrá como meta la cima de Ventoux.
  • En total 185 kilómetros de escalada con varios pasos de montaña exigentes y un duro final en alto.
  • La prueba se disputará el 17 de junio, entre la Dauphiné Liberé y los Campeonatos Nacionales.

El Mont Ventoux es una de las cimas más duras y populares de la geografía francesa. Tanto atractivo levanta que la organización Dénivelé Challenges ha decidido organizar una prueba profesional que tenga como objetivo coronar su cima. Una clásica diseñada para escaladores denominada Dénivelé Challenge, que tendrá categoría 1.1 en su debut en el calendario UCI. Más de 4.000 metros de desnivel en 185 kilómetros, pasando por algunas de las cimas más famosas del Tour de Francia desde su salida en Vaison de la Romaine y hasta la llegada final en la cima Ventoux.

El Col de Aires, con 3 kilómetros a una media del 5,4 % de inclinación, o el Col de l´Homme Mort (11,6 kms al 4,9%) mermarán las energías de un pelotón lleno de escaladores y corredores ligeros. Los casi 21 kilómetros de ascenso al Mont Ventoux, con una pendiente media que supera el 8%, coronarán al campeón de esta nueva prueba hecha para los ciclistas de montaña; cada vez más protagonistas en el calendario profesional.

La organización ha previsto la celebración de la carrera el 17 de junio, después de la Dauphiné Liberé y antes de los Campeonatos Nacionales. Aunque coincidirá con la Vuelta a Suiza, uno de los grandes atractivos antes del Tour de Francia.

Perfil de la Dénivelé Challenge 2019.

UNA FAMA JUSTIFICADA

El Mont Ventoux se ha convertido en uno de los puertos más famosos de grandes competiciones como el Tour de Francia o la propia Dauphiné Liberé. Su longitud y dureza le convierten en un reto para los especialistas de la montaña y un paso clave en las luchas por las generales.

Al monte le acompaña un broche negro en la historia del ciclismo que alimenta aún más su fama. En el Tour de 1967, en la etapa comprendida entre Marsella y Carpentras, el pelotón debía atravesar el Mont Ventoux bajo un calor asfixiante. El británico Tom Simpson llevó su cuerpo al límite en su intento por coronar la cima. A falta de tres kilómetros para lograrlo, cayó sin sentido sobre su bicicleta. Los aficionados le asistieron en el momento y el helicóptero de la organización le trasladó al hospital de Avignon. Lamentablemente, el corredor falleció a la mañana siguiente a causa del paro cardíaco.

Deja un comentario